El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó a 30 años de prisión a Martín Batista Ogando por el asesinato de su expareja Geraldine Sánchez Baldera el 25 de noviembre del 2017 próximo a su lugar de trabajo.

En la audiencia de este jueves, el tribunal determinó que el imputado premeditó los hechos por lo que deberá cumplir la penal y pagar cinco millones de pesos de indemnización a los familiares de la víctima.

En la primera fase del juicio, donde únicamente se conoció lo referente a la culpabilidad, el Tribunal Colegiado acogió todos los argumentos del Ministerio Público y determinó que no se trató de un homicidio involuntarios por manejo “torpe” del arma de fuego que portaba.

El consejo de defensa del imputado argumentó ante el tribunal que se trató de un homicidio y no asesinato lo ocurrido en la calle Primaveral esquina Gardenia #12, del sector Galá, Distrito Nacional, frente al lugar donde Sánchez Baldera laboraba desde hace cinco años.

Los argumentos de los abogados de Martín Batista se contradicen con el testimonio de uno de los testigos clave ofertados por la Fiscalía: José Nathanael Holguín, alias el Pintor, quien explicó a las juezas que conforman el tribunal que él estaba conversando con la occisa cuando llegó la jipeta blanca desde donde le hicieron el disparo.

“Yo estaba al frente del local, hablé con ella. Me dijo que está esperando a alguien. Llegó una persona en una jipeta blanca, ella me dijo ya llegó la persona y yo me fui a continuar lo que estaba haciendo... Ella abrió la puerta se puso a hablar con una persona, y no más de un minuto cuando escuché la detonación y miré para atrás, y no sé si fue empujada la persona y salió guayando goma la jipeta”, dijo el Pintor.

Fuente: https://www.diariolibre.com