Juan Jiménez, un detective que trabajó monitoreando delincuentes sexuales en la División de Víctimas Especiales de la policía de Nueva York, fue arrestado el viernes por supuestamente tocar  y tratar de besar a una niña de 11 años en Brooklyn, informó The New York Post. 

Supuestamente Jiménez, de 37 años, atacó a la niña tras contratarla como niñera en un edificio de Crown Heights.

Fue acusado de abuso sexual grave y de tocar y poner en peligro el bienestar de un menor.

“El acusado agarró [a la niña] por la cintura con las manos del acusado, intentó besar al informante sobre la boca y agarró las nalgas del informante con las manos del informante”, alega una denuncia penal.

Los fiscales habían pedido una fianza de $50 mil dólares, pero Jiménez quedó en libertad sin tener que pagar, después de una presentación urgente en el Tribunal Penal de Brooklyn anoche.

Las fuerzas de seguridad asignadas por el tribunal lo protegieron de la prensa, sacándolo por una puerta trasera.

Irónicamente, Jiménez trabajó para la Unidad de Monitoreo de Delincuentes Sexuales, en 100 Center St.  Manhattan.