Danilo Medina no quiso quedarse callado, respondió punto por punto los señalamientos que le hizo su excompañero de batallas políticas Leonel Fernández, a quien acusó de no saber vivir sin ser candidato presidencial o presidente de la República.

“¿Cuál es mi delito? El delito que he cometido es que no fracasé. Y lo voy a decir hoy, lo he hecho mejor que él”, con esta frase definió el mandatario la razón de la salida de Fernández, los ataques a él y sus seguidores, y cerró un ciclo de la política dominicana en la que dos líderes se alternaron por dos períodos consecutivos en el poder desde 2004.

Medina aprovechó el pleno nacional de dirigentes realizado ayer con el 85% de 2,878 miembros, para desplegar su versión histórica de los hechos, acusando al expresidente de su partido de no apoyarlo en las elecciones del 2000, 2012 y 2016, además de pactar en dos ocasiones con la oposición: la primera para los comicios del 2012 a favor de Hipólito Mejía, y la segunda recientemente con el Partido Revolucionario Moderno (PRM) para que votaran por él en las elecciones primarias abiertas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

“En el 12 había un pacto con Hipólito Mejía, en el 12 no se me estaba apoyando, el problema fue que Hipólito cometió un error y violó el pacto y se llenaron de miedo y entonces se sumaron a la campaña electoral del 2012”, reveló.

Les exhortó a “hacer su alianza de macos y cacatas, pero ya todos los que iban a votar por él lo hicieron el pasado 6, por él votó todo el que se opone al Gobierno y también votó el PRM, en la oficina de Yayo (Eduardo Sanz) Lovatón se concertó el acuerdo para que el PRM votara por el otro candidato en contra de Gonzalo Castillo”, contó.

También narró que en el 2016 el sector de Fernández estaba tan obstinado en que él no fuera presidente de la República que a pesar de tener el 80% de aprobación se lo regatearon y hubo que hacer un pacto en el que dejaron “inutilizado” el Comité Político.

“A mí nadie me ha regalado nada, todos los escalones que he subido ha sido a base de esfuerzo y de sacrificio, pero nadie me ha querido dar nunca nada, al contrario me han querido siempre impedir que logre cosas que son tan simples que a cualquiera se le pueden regalar”, dijo en tono de desahogo.

En un discurso que no leyó, se definió como un hombre tolerante con la disidencia, que contrario a lo dicho por Fernández en su discurso de despedida del PLD, le comentan con asombro su gran paciencia ante sus adversarios.

Precisó que a los pocos que ha cancelado del Gobierno lo ha hecho por irrespetuosos “porque le han faltado el respeto a la figura del presidente de la República Dominicana”.

El mandatario sacó en cara a Leonel Fernández el hecho de que en 1995 se echó al hombro su precandidatura presidencial, ganando por amplia mayoría en el partido, sin tener las estructuras para ello.

Al valorar a Gonzalo Castillo como un fenómeno político, “un penco de candidato”, negó que se haya realizado un fraude en las primarias, atribuyendo la salida de Fernández a que no soporta el hecho de haber perdido de un candidato desconocido en 27 días de campaña, cuando él tiene 25 años de campaña permanente.

Fuente: https://www.diariolibre.com