Síguenos en Facebook

 

Sigue estos consejos y evita tener problemas con tu  como irritación o sequedad. Lavarse la  parece la tarea menos complicada de tu rutina de . Pero resulta que los malos hábitos de  pueden provocar una larga lista de problemas de piel, entre los que se incluyen sequedad, irritación, exceso de grasa y erupciones.

Sigue leyendo y descubre cuáles son los 10 errores más comunes en la  facial:

1. No usar el limpiador correcto: Una crema limpiadora debe eliminar correctamente la suciedad y el maquillaje.

Pero no debe ser demasiado fuerte para que no se lleve los aceites naturales y las células sanas de la piel. Busca una que funcione y que no sea demasiado suave (es decir que no tengas que limpiarte varias veces, o frotar mucho) o demasiado fuerte (que te deje la piel roja, irritada o tensa).

2. Limpiarse demasiado: Está bien limpiarse una o dos veces al día.

Hacerlo más puede irritarte la piel, o puede hacer que produzcas demasiado aceite. Por tanto, si no usas maquillaje, no te pusiste bronceador, o no sudas mucho ese día, puedes saltarte la rutina de la limpieza facial esa noche. De vez en cuando, darle un descanso de productos a tu piel es sano. Aunque lo más recomendable, si vives en ciudad, es que si tienes que hacer campana, lo hagas mejor por la mañana y no por la noche. La polución de la urbe no perdona y conviene quitártela de encima antes de meterte en la cama.

3. Temperatura inadecuada:

Existe el mito de que el agua caliente abre los poros y el agua fría los cierra. Pero la realidad es que los poros no tienen músculos que se abran o se cierren. Aunque es cierto que el agua caliente se siente bien en tu piel, también puede afectar a los aceites de protección natural de tu piel y que esto acabe dando lugar a un exceso de piel seca o piel grasa. Así que el agua tibia es lo mejor para limpiar tu piel de forma efectiva.

4. Exfoliar demasiado:

Exfoliarse la piel es saludable para eliminar las células muertas de la piel, pero la moderación es la clave. Hazte con exfoliantes granulados (exfoliantes de azúcar y fruta son una elección suave para la piel) y exfóliate como mucho dos o tres veces por semana. Usa las manos en vez de hacerlo con guantes, ya que podrían irritarte la piel. ¡Ojo! Si tienes la piel sensible, huye de la exfoliación de arrastre, y utiliza exfoliantes enzimáticos.

5. No aclarar bien con agua:

No aclararte bien la cara con agua puede llevar a la acumulación de residuos, y estos pueden acabar cerrando los poros o secando tu piel. Enjuaga bien la cara después de la limpieza, aunque tengas prisa por la mañana, o estés muy cansada por la noche. Esmérate con la línea de la mandíbula, el inicio del cuero cabelludo y las fosas nasales, que son los puntos más olvidados comúnmente.

 

Fuente: DERF

Los errores más comunes en la limpieza facial