Síguenos en Facebook

 

Hace un tiempo que no escribía para mi blog debido a que los trabajos y los nuevos proyectos me han mantenido bastante ocupado. Hace varios días he sentido que los políticos o legisladores de nuestro municipio no les importa mucho la educación de nuestro pueblo.

En los últimos años, a través de nuestra fundación: Sonrisas Para mi Pueblo, hemos tratado de llevar servicio de Internet a varias escuelas de nuestro municipio, de manera gratuita, para facilitar aquellos estudiantes de bajos recursos acceso a la tecnología para el beneficio de las comunidades.

[ Conoce más sobre Sonrisas para mi Pueblo aquí ]

Personalmente, no puedo hacerlo todo por motivos económicos, pero mis intenciones son enormes. Yo me he comprometido a donar el servicio mensual a cada centro de educación y obviamente se necesita recursos para lograr mi objetivo. Brindar servicio de Internet a los centros educativos conlleva realizar la instalación de un equipo para recibir la señal de una de las torres repetidoras de nuestra otra empresa, Optimum Wireless, que se encargará del servicio mensual.

Con esto en mente, nos hemos dirigido en búsqueda de una solución, hemos planteado nuestro proyecto a los 4 Diputados de este municipio y la respuesta de estos, por coincidencia, ha sido la misma: “No tengo recursos para eso…” Al sentirme indignado, mi respuesta ha sido simple: “En tiempos de campaña, no quieran venir a brillar haciendo la donación para verse que han hecho algo para el pueblo.” ¡Qué vergüenza siento tenerlos como legisladores!

En un momento traté de llevarle la propuesta al Senador, Amílcar Romero, pero se me hiso imposible ya que no hay forma de verlo y su gente no les hace llegar las propuestas por no ser parte de su “grupo”.

No soy de las personas que da seguimiento a los legisladores, pero me gustaría saber ¿qué han hecho Manny González, Olmedo Caba, Juan José Rosario, y Juan Compres para el beneficio del pueblo (no para sus allegados) durante estos cinco años que han estado “legislando en beneficio de su pueblo”?

Luego de recibir tal disgusto, he llegado a la conclusión de que a ningunos les importa que el pueblo se eduque y así continuar domarlo a su manera.

Quiero contribuir con nuestras comunidades pero no lo puedo hacer solo, los empresarios “tampoco tienen recursos.” Si los políticos ni los empresarios pueden, entonces quién puede?

No hay forma de que un pueblo puede superarse si los que tienen la manera de hacerlo no quieren aportar ni un granito de arena a una causa tan importante a beneficio de su gente.

Conoce más sobre Sonrisas para mi Pueblo aquí ]

 

 

 

Compartir
A nuestros legisladores les importa poco la educación de su pueblo