Síguenos en Facebook

Hay una frase muy acertada que resume la importancia de la discusión en pareja: “No hay relación de pareja totalmente exenta de conflictos, grandes y pequeños. Pero para encontrar soluciones satisfactorias, hay que saber discutir”.

Quien les diga que con su pareja nunca discute, que sepan que es muy probable que, o bien se encuentren empezando la relación o que simplemente les estén mintiendo. En una pareja siempre hay discusiones, como en una familia o entre amigos; sin embargo, hay que saber “medir” en dichos desencuentros. De hecho, las parejas más fuertes son las que saben actuar ante las discusiones. Para su tranquilidad, los expertos aseguran que existen algunas reglas para seguir y conseguir este propósito:

1- Nunca discutan desde un “calentón”. Traten de calmarse y una vez que lo hayan conseguido, retomen el “debate”. Sí, es difícil, pero ¿quién dijo que Roma se conquistó en dos días?

2- El momento es muy importante. No es recomendable discutir cuando una de las dos partes ha tenido un mal día en el trabajo o ha recibido alguna noticia desagradable. La elección del momento óptimo será garantía de éxito.

3- No gritar. Esto es un must. Nada de gritos, mantengan un tono de voz normal que no altere a la otra parte y se alteren ustedes mismas todavía más.

4- Mantener el respeto mutuo es tan importante como no gritarse. Cuando se habla de respeto, obviamente la palabra refiere a insultos u ofensas que saben que lo único que van a conseguir es hacer daño a su pareja. El daño es innecesario.

5- Una discusión comienza por algo en concreto, no mezclen temas. Es decir, si acaban de discutir porque su pareja se ha olvidado de su aniversario, eviten enlazar otros detalles que les molesten de él o ella y así tener más artillería para descargar. No hay que ensañarse, ni por supuesto remontarse al pasado y sacar viejos problemas.

6- No dejen pasar el problema por pereza. Si algo les molesta díganlo, si no la próxima vez lo que pasará es que incumplirán la regla número 5 y volverán al pasado.

7- Una discusión de pareja no es un partido de fútbol; es decir, no se trata de ganar o perder, se trata de resolver la situación para que la pareja vaya hacia delante. Tengan claro que siempre hay que ceder, uno u otro, si no están dispuestos a ello, entonces simplemente dejen la relación.

8- A menos que no se trate de un terapeuta profesional, eviten nombrar a terceras personas. Lo único que conseguirán es enredar más la situación.

Al hilo del último consejo, conviene enfatizar que hay muchos terapeutas que pueden ayudar a la pareja que sienta que no puede afrontar una situación compleja sola. No sientan miedo de recurrir a ellos.

Fuente: Siempre Mujer

Otros Artículos Relacionados:
Mi marido tiene una amante… pero sólo en Whatsapp
Mi marido tiene una amante… pero sólo en Whatsapp
"El que  busca  encuentra”, reza  un conocido refrán que  para  algunas  mujeres  cada v...
Tips para tener una relación de pareja sana
Tips para tener una relación de pareja sana
Una relación es algo más que tener a alguien que nos haga compañía o pasar buenos ratos. Todas...
18 síntomas de un matrimonio que está a punto de irse a pi...
18 síntomas de un matrimonio que está a punto de irse a pi...
Cuando las parejas no quieren abordar un tema por miedo a "sacudir el barco" o dicho en inglés, "ro...
Tener mucho sexo no asegura un matrimonio feliz
Tener mucho sexo no asegura un matrimonio feliz
  Es la calidad, no la frecuencia con la que una pareja tiene sexo, lo que puede llevarlos a ser ...
Compartir
Ocho tips para saber discutir de forma “sana” con tu pareja