Síguenos en Facebook

El Dakar también es también una historia de superación. En el caso del francés Philippe Croizon es la opción de demostrarse a sí mismo que los imposibles no existen. Es que este atleta minusválido de 47 años aceptó el gran desafío de esta aventura motorizada y está intentando completar los 8.823 kilómetros de esta edición sin manos ni pies en un auto especialmente equipado en Berlín.

Su sonrisa contagiosa revela que pese a las adversidades, Croizon tiene ganas de desafiar a una frase tan contundente como rotunda como el “No se puede“. Es que en 1994, le fueron amputados sus cuatro miembros como resultado de una descarga eléctrica de 20.000 voltios que sufrió a los 26 años, cuando intentaba reparar una antena de televisión en el techo de su casa familiar en la localidad de Saint Rémy-sur-Creuse.

Lejos de quedarse a esperar que la vida le pasara por encima, el francés decidió aceptar en 2010 su primer gran desafío: cruzar a nado el Canal de la Mancha. “Fue una idea que se sembró en mi cabeza mucho tiempo antes de realizarlo… es más fue mientras estaba en el hospital y me recuperaba del accidente. Es en ese momento que decidí que debía hacer esa proeza para mí, pero también como un mensaje alentador para todos aquellos compañeros de desgracia que han perdido el interés por la vida”.

Pasó 13 horas en el agua uniendo las costas de Francia e Inglaterra a través del Canal de la Mancha; luego se propuso unir los cinco continentes a nado. En mayo de 2012 completó la prueba entre Australia y Asia -20 kilómetros entre Papua &Nueva Guinea e Indonesia- en siete horas y media; en junio cruzó el Mar Rojo desde Egipto a Jordania -19 kilometros- en cinco horas y en julio completó sus hazañas al cruzar el Estrecho de Gibraltar desde Tarifa a Tanger -14 kilómetros- en menos de cinco horas.

Su tono es jocoso y juguetón: transmite felicidad, alegría y ganas de vivir. Tanto en la preparación extensa para este Dakar como en sus tres días de travesía disfruta la complicidad de su copiloto Cedric Duple. Esa ilusión contrasta con la frase resonante que pronunció en una entrevista con la BBC, en la que confesó que en la semana posterior al accidente prefería morirse.

“La familia me ayudó mucho a superar aquel momento: tanto mi mujer Suzana como mis hijos Jérémie y Grégory. Me disculpé con la muerte por haber luchado contra ella y me decidí a vivir”, explicó Croizon, quien además ostenta el récord de buceo en profundidad para un cuádruple amputado con 33 metros logrado en 2013 en Nemo 33, un complejo acuático ubicado cerca de Bruselas.

En 2016, el desafío personal de Croizon fue más allá: se puso en la cabeza correr el Dakar. Para conseguir hacer realidad este objetivo debió convencer a la organización de aceptarlo para formar parte de la legendaria caravana y luego conseguir un auto que se adaptara a su discapacidad, en un camino que ya habían transitado en esta prueba Albert Llovera, Isidre Esteve (que marcha 40° en esta edición del rally) o Alberto Prieto.

“Philippe es una persona muy interesante, es muy fuerte. Su espíritu de superación es el mismo que tiene esta competencia” afirma el director del Dakar, Etienne Lavigne. “Le aceptamos la inscripción porque él ya tiene una licencia deportiva otorgada por la Federación Internacional del Automóvil y porque superó exitosamente el examen de extracción del auto, algo que le fue realmente fácil de hacer. Es una persona que gusta de los desafíos, de la aventura y no teníamos por qué impedirle lograr su deseo”, declaró Lavigne a dpa.

Fue vital la ayuda económica del príncipe qatarí Nasser Al Attiyah, doble campeón del Dakar en 2011 y 2015, y con su espíritu olímpico (fue dos veces atleta por su país en Londres 2012 y Río 2016) donó 100 mil euros para que el galo consiguiera financiar su participación junto al experimentado Yves Tartarin, jefe de equipo con una experiencia de 18 participaciones en el Dakar.

Para poder guiar su buggy BMW, Croizon utiliza un joystick (un control parecido al de un videojuego), que utiliza para acelerar, frenar y girar el volante. Casi todo lo hace con el brazo derecho: acelerar, frenar y girar el volante; el izquierdo solamente lo utiliza para encender las luces y poner la marcha atrás.

“Llegamos a este desafío y espero poder saludar a todos desde la rampa de Buenos Aires. Detrás de esta sana locura hay doce personas de asistencia y muchas horas de preparación. Es una nueva posibilidad para sentirme vivo”, cuenta Croizon, que en Tucumán se ubicaba 68° en la general de autos.

La segunda etapa de este Dakar, que unió Resistencia con esta ciudad, fue terreno de reivindicaciones de los favoritos, con el triunfo del australiano campeón defensor Toby Price (KTM) en motos y el nueve veces laureado en el mundial de Rally, Sebastien Loeb, en autos.

De esta manera, Peugeot, que el año pasado logró el título de la mano de Stephane Peterhansel, le envió un claro mensaje a su gran rival, Toyota: está dispuesto a revalidar su corona en este 2017. La tercera etapa, hoy rumbo a San Salvador de Jujuy, acerca al pelotón a su máximo desafío en este Dakar: la altura.

 

Fuente: http://eldiariony.com/2017/01/04/sin-manos-ni-pies-la-historia-de-superacion-de-philippe-croizon-en-el-rally-dakar/

Compartir
Sin manos ni pies, la historia de superación de Philippe Croizon en el Rally Dakar