Síguenos en Facebook

Amazon.com envió un 50 por ciento más de mercancías esta temporada de vacaciones a través de vendedores asociados y duplicó la cantidad para todo 2016, dijo el miércoles el gigante minorista. 

“Es obvio que este vendedor recibe todos estos comentarios negativos porque es un estafador. Mi paquete nunca llegó. Originalmente se me dijo que se trataría de un envío de Texas, pero según el seguimiento viene desde China Post. Qué vergonzoso hacerle esto a la gente en Navidad. Perdí la confianza”.

Este es tan solo uno de los 529 criterios negativos que ha recibido en Amazon una de las tres cuentas que se han revelado falsas (EVILLE, xkuehns, HJSGHUY) y desde la cual se han estafado a muchos compradores.

De acuerdo con el testimonio de Wade Shepard, autor del libro Ghost Cities of China, en una crónica para la revista Forbes, nunca antes había tenido problemas con Amazon, pero tras haber sido estafado tres veces este fin de año se ha empezado a preguntar si esta, una empresa que se ha mantenido como el estándar mundial del comercio electrónico, no empieza ya a descender en las profundidades del fraude, como su contraparte china, Alibaba.

“¿Habrá sido mi experiencia de este año tan solo una coincidencia improbable -se pregunta Shepard- o existe un patrón creciente de clientes que han sido estafados en Amazon?”

Una breve búsqueda en Internet revela desafortunadamente que se trataría de esta segunda opción.

Desde el verano de 2016 empezaron a repetirse comentarios de Amazon de los consumidores que revelaban el siguiente modus operandi: un vendedor abre una nueva cuenta y ofrece una gama de productos populares con precios muy por debajo de los establecidos por otros vendedores.

Cuando se efectúa el pedido, el comprador recibe una notificación de que sus artículos ya han comenzado el proceso para ser expedidos. Sin embargo, en realidad nunca se ha enviado nada. Y es muy probable que este vendedor ni siquiera tuvo a su disposición el producto que ofertaba.

A partir de ese punto, el estafador hace todo lo posible por ganar tiempo, en espera de que pase el ciclo de dos semanas tras el cual Amazon le transfiere su dinero y mucho antes de que las primeras quejas de los consumidores invadan los espacios para los comentarios en dicha plataforma.

Es por ello que la mayoría de estos estafadores le informan al comprador que su producto llegará de tres a cuatro semanas después de la fecha de compra. Esto les permite recuperar el dinero mucho antes de que los clientes incluso empiecen a preguntarse dónde está el artículo adquirido.

Como suele ocurrir, después de lidiar con toneladas de clientes molestos que han comprendido que han sido timados, Amazon elimina al vendedor tras reembolsar el dinero a las víctimas. Pero cuando esto ocurre ya el estafador se ha hecho de su dinero y es más que probable que ya haya abierto una nueva cuenta de vendedor con un nombre diferente, de manera a volver a echar a andar el mismo mecanismo fraudulento.

Al proporcionar una plataforma increíblemente ágil y accesible para vender mercancía, Amazon no hace casi nada para vetar el comercio con terceros. Con sólo un par de clics, alguien puede configurar una cuenta de comerciante, y luego están a sólo unos pocos clics de distancia de la lista de artículos para la venta. Nadie comprueba si disponen realmente de los artículos que ofertan, y la única regulación se produce a partir de las quejas de los clientes estafados.

Hasta ahora la política de Amazon para estas estafas se basa en que la regulación se produce cuando las quejas de los usuarios comienzan a crecer, y no antes, si bien en ese momento ya el daño está hecho.

“Actuamos con rapidez si detectamos tales acciones de cualquier fuente -aclararon desde Amazon- y alentamos a cualquier cliente que no esté completamente satisfecho con su pedido a presentar una reclamación o a ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente”.

De acuerdo con Marketplace Pulse, miles de nuevas cuentas de vendedores se abren a diario en Amazon. Durante una investigación sobre vendedores fraudulentos en dicha plataforma, llevada a cabo en agosto de 2016, se descubrió la existencia de vendedores con más de 6.000 comentarios negativos de clientes que nunca recibieron lo que pagaron.

De manera que no se trata sólo de una estafa que está afectando negativamente a un segmento marginal del mercado de Amazon, sino de un mal generalizado que está erosionando la confianza de decenas de miles de clientes y dañando la reputación de la compañía.

Estaríamos ante uno de los trucos más fáciles y rentables de este 2017, sobre todo porque muchas se producen en un país como China, fuera de las fronteras legales de Amazon.

“Lo más probable es que la gran mayoría de los vendedores individuales no sean identificados, y en caso de serlos, nunca serían localizados”, puede leerse en el blog Fashion Law, sobre los vendedores de productos falsificados en Amazon.

Ocurre lo mismo con los supuestos comerciantes que en realidad no están vendiendo ningún producto.

Según Shepard, el hilo conductor entre no pocas de estas órdenes de estafa reside en que todos los vendedores declaraban encontrarse en Estados Unidos o en Canadá, pero al rastrear la información del envío declaraban que este se había producido desde una dirección falsa en China.

Shepard asegura que desde el servicio de atención al cliente de Amazon le confirmaron que todos los comerciantes fraudulentos provenían de China.

La expansión del mercado de Amazon a los vendedores chinos abrió esencialmente una caja de Pandora plagada de productos falsificados, así como un aumento del número de fraudes perpetrados en la red de redes.

Según CNBC, los vendedores con sede en China se duplicaron en 2015, cuando las ganancias de Amazon aumentaron un 20%. En un corto período de tiempo, Amazon se convirtió en el mayor mercado de comercio electrónico transfronterizo para los vendedores chinos. De acuerdo con Payoneer, el 62% de los proveedores en línea de China ya están activos en Amazon, de los cuales el 91% venden a través de su plataforma en los Estados Unidos.

Esto ha provocado que comerciantes respetados como Birkenstock se han salido del mercado de Amazon. David Kahan, CEO de esta compañía, lo resumió de esta manera para CNBC:

“El mercado de Amazon, que funciona como un” mercado abierto “, crea un ambiente en el que experimentamos prácticas de negocio inaceptables que creemos que ponen en peligro nuestra marca. El control de esta actividad internamente y en sociedad con Amazon.com ha resultado imposible.”

¿Cómo pueden los clientes de Amazon protegerse de estos comerciantes fraudulentos?

Sitios como How-to Geek recomiendan sólo la compra de productos que sean vendidos por Amazon de manera directa, lo que significaría ignorar completamente todos los comerciantes terciarios.

Mientras que Amazon generalmente siempre ha estado dispuesto a reembolsarle su dinero al cliente estafado, el daño es mucho más profundo.¿Qué pasa con el tiempo que se pierde entre comprar algo y cuando te das cuenta de que nunca uno va a recibir lo que adquirió?

Mientras, Amazon se jacta de que las fiestas de 2016 fueron su mejor temporada de todos los tiempos.

Fuente: Yahoo

Otros Artículos Relacionados:
Turismo espacial: cómo hacer para irse de vacaciones fuera ...
Turismo espacial: cómo hacer para irse de vacaciones fuera ...
El tiempo avanza, la tecnología encuentra mejoras a pasos agigantados y la ambición de la gente ...
Compartir
La epidemia de estafas en Amazon