Síguenos en Facebook

illones de personas en Estados Unidos –en su mayor parte aldultos jóvenes–, son portadoras de uno o varios tipos de virus de transmisión sexual y no lo saben porque no han presentado ningun síntoma o porque no se han hecho pruebas de detección.

Por esta razon, aprovechando que abril es el Mes para crear Conciencia sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), las autoridades de salud piden a las personas sexualmente activas que conozcan sobre estas infecciones y que hagan lo posible para prevenirlas.

Las ETS (también conocidas como enfermedades venéreas) son infecciones que se adquieren, por lo general, por tener relaciones sexuales con alguien que esté infectado. Pueden ser causadas por bacterias y parásitos y el médico puede tratarla con antibióticos u otros medicamentos. Si son causadas un virus, no hay curación.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), cerca de 20 millones de EST (incluyendo VIH) ocurren cada año en el país.

Aunque el uso adecuado de preservativos de látex (condones) reduce en gran medida el riesgo de contraer o diseminar estas infecciones –pero no lo elimina totalmente–, mucha gente sigue sin tomar esta u otra medida de prevención. A esto se une la falta de información o desconocimiento sobre la mayoría de estas enfermedades, la manera como se contagian y sus formas de transmisión.

Existen más de 20 tipos de ETS. A continuación te ofrecemos una guía de las más comunes:

Es causada por una bacteria e infecta el área genital, los labios, la boca y el ano, tanto en los hombres como en las mujeres. Por lo general se adquiere por contacto sexual con una persona que la tiene. También puede pasar de la madre al bebé durante el embarazo.

En su etapa temprana suele causar una llaga única, pequeña e indolora. Algunas veces, causa inflamación de los ganglios linfáticos cercanos. Si no se trata, generalmente causa una erupción cutánea que no pica, frecuentemente en manos y pies. Muchas personas no notan los síntomas durante años y los mismos pueden desaparecer y aparecer nuevamente.

Las llagas causadas por la sífilis facilitan adquirir o contagiar el VIH durante las relaciones sexuales. En las embarazadas puede causar defectos congénitos o abortos y, en casos raros, puede causar problemas de salud serios como ceguera, enfermedad mental, daño al corazón e incluso la muerte. Si se detecta a tiempo, se cura fácilmente con antibióticos, pero el daño puede durar toda la vida.

La bacteria que causa la gonorrea puede infectar el tracto genital, la boca o el ano. Puede contraerse a través del sexo vaginal, oral o anal con una pareja infectada. Una mujer embarazada puede transmitírsela a su bebé durante el parto. Algunas veces no provoca síntomas. En los hombres, puede causar dolor al orinar y secreción proveniente del pene. De no tratarse, puede causar problemas en la próstata y testículos.

En las mujeres, los primeros síntomas generalmente son leves. A medida que pasa el tiempo, puede provocar hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento de las secreciones vaginales. De no tratarse, puede provocar la enfermedad inflamatoria pélvica, que causa problemas en el embarazo e infertilidad. Puede causar complicaciones como daño en las articulaciones, corazón y cerebro. Se trata con antibióticos, pero el daño puede durar toda la vida.

Es una enfermedad común causada por una bacteria. Se puede contraer durante el sexo oral, vaginal o anal con una persona infectada. No suele causar síntomas, pero cuando sí se presentan, pueden aparecer como una sensación de ardor al orinar o una secreción anormal por la vagina o el pene.

La clamidia puede provocar una infección urinaria tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres, una infección en el sistema reproductivo puede conducir a una enfermedad inflamatoria pélvica, la cual puede conducir a infertilidad o problemas serios con el embarazo. Los niños que nacen de madres infectadas pueden tener infecciones oculares y neumonía por clamidia. En los hombres, la clamidia puede infectar el epidídimo, que es el conducto que lleva el esperma. Esto puede causar dolor, fiebre y, en raros casos, infertilidad. Se cura con antibióticos.

El herpes genital es causado por el virus del herpes simple. Puede producir llagas en el área genital o rectal, nalgas y muslos. Se puede contagiar al tener relaciones sexuales, incluso sexo oral. El virus puede contagiarse aún cuando las llagas no están presentes. Las madres pueden infectar a sus bebés durante el parto.

A los síntomas se los llaman comúnmente brotes. Pueden aparecer llagas cerca del área donde el virus ingresó al cuerpo. Se convierten en ampollas que pican y duelen y luego sanan. A veces las personas no saben que tienen herpes porque no presentan síntomas o éstos son muy leves. El virus puede ser más grave en recién nacidos o en personas con un sistema inmune debilitado. La mayoría de la gente tiene brotes varias veces al año.

Con el tiempo, quizás los síntomas aparezcan con menor frecuencia y sean más leves. El virus permanece en su cuerpo para siempre. Las medicinas no curan el herpes genital, pero pueden ayudar a su organismo a combatir el virus.

Existen más de 100 tipos de virus del papiloma humano (VPH). La mayoría son inofensivos, pero aproximadamente 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Estos tipos afectan los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una pareja infectada. Se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo.

Los VPH de bajo riesgo pueden causar verrugas genitales. En las mujeres, los VPH de alto riesgo pueden conducir al cáncer del cuello uterino, vulva, vagina y ano. En los hombres, pueden conducir al cáncer del ano y del pene. Aunque algunas personas que desarrollan verrugas genitales por infecciones con VPH tienen síntomas, otras pueden no sentirlos.

En las mujeres, el examen de Papanicolaou puede detectar cambios en el cuello uterino que pudieran evolucionar en cáncer. El Papanicolaou y el test del VPH son tipos de exámenes de detección del cáncer cervical. Ya hay vacunas que pueden proteger contra varios tipos de VPH, incluyendo algunos de los que pueden causar cáncer.

Es una enfermedad causada por un parásito. Afecta tanto a los hombres, como a las mujeres, pero los síntomas son más comunes entre las mujeres y los mismos incluyen una secreción vaginal verdosa o amarillenta, picazón en la vagina o cerca de ésta y molestias para orinar. La mayoría de los hombres con tricomoniasis no presenta síntomas, pero pueden tener irritación dentro del pene.

Esta infección puede curarse con antibióticos. Entre los hombres, la infección suele desaparecer espontáneamente sin provocar síntomas. Pero un hombre infectado puede continuar infectando o reinfectando a una mujer hasta que reciba tratamiento. Por lo tanto, es importante que ambos integrantes de la pareja reciban tratamiento al mismo tiempo.

VIH (virus de inmunodeficiencia humana) mata o daña las células del sistema inmunológico del organismo. Suele contagiarse a través de las relaciones sexuales sin protección con una persona infectada. También puede contagiarse por compartir agujas con drogas o mediante el contacto con la sangre de una persona infectada.

Las mujeres pueden transmitírselo a sus bebés durante el embarazo o el parto. Los primeros signos de infección con VIH pueden ser inflamación de los ganglios y síntomas gripales. Los mismos pueden presentarse y desaparecer un mes o dos después de la infección. Los síntomas graves pueden no aparecer hasta pasados meses o años. No existe una cura, pero hay muchas medicinas para combatir la infección por VIH y las infecciones y cánceres que la acompañan.

Las personas pueden vivir con la enfermedad por muchos años. El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es el estadio más avanzado de esta infección y puede ocasionar infecciones severas, cánceres y la muerte.

 

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una infección e inflamación del útero, ovarios y otros órganos reproductivos femeninos. Esta causa cicatrices en estos órganos y puede conducir a infertilidad, embarazos ectópicos, dolor pélvico, abscesos y otros problemas graves. La EIP es una de las causas de infertilidad más prevenibles en EEUU. La gonorrea y la clamidia, son las causas más comunes, pero existen otras bacterias que también pueden causarla. Algunas mujeres no tienen síntomas. Otras tienen dolor en la parte baja del abdomen, fiebre, secreción vaginal con mal olor, hemorragia irregular o dolor durante las relaciones sexuales o al orinar. Los antibióticos pueden curar esta enfermedad.

La hepatitis B es un tipo de enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis B (VHB). Se contagia por contacto con sangre, semen u otro líquido de una persona infectada. Una mujer infectada puede contagiar a su bebé durante el parto. La persona infectada puede sentirse como si tuviera gripe o no tener ningún síntoma. Con un análisis de sangre se puede saber si una persona tiene el virus.

La VHB suele mejorar espontáneamente al cabo de algunos meses. Si no mejora, se denomina hepatitis B crónica, y dura toda la vida. La VHB crónica conduce a la cicatrización del hígado, insuficiencia hepática ocáncer de hígado. Existe una vacuna contra el VHB. Requiere tres dosis.

Fuente: Institutos Nacionales de la Salud y Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Protégete: Si crees que has estado en riesgo de contraer una ETS, ponte en contacto con tu médico, una clínica de planificación familiar o el Departamento de Salud local o estata. También puedes ponerte en contacto con los CDC: 1-800-CDC-INFO (1-800-232-4636) / www.cdc.gov/std/

  • 1,401,906 de personas tenían clamidia en EEUU en 2013.
  • 17,375 casos de sífilis fueron reportados ese mismo año.
  • 333,004 personas sufrían de gonorrea en 2013.
  • 1,201,100 personas de 13 años o mayores vivían con VIH en EEUU en 2011, incluyendo 60,300 (14%) personas que no habían sido diagnosticadas.

Fuente: https://eldiariony.com/2015/03/18/ocho-enfermedades-de-transmision-sexual-de-las-que-debes-cuidarte/

Compartir
Ocho enfermedades de transmisión sexual de las que debes cuidarte