Síguenos en Facebook

Nos lo dicen y repiten desde entidades financieras y expertos en la cuestión: como sociedad, no estamos ahorrando lo suficiente para la jubilación. Ni en las cuentas IRA, ni en los 401K. Hay quienes no participan en los planes de ahorros de sus empresas aunque se ofrezcan y no todas las empresas lo hacen. La crisis de las jubilaciones se está cocinando a fuego lento.

Pero además del futuro, cada vez se ahorra menos. Según los datos oficiales, en julio de 2017 el promedio de ahorros para distintos fines era de un 3.5% de los ingresos disponibles. Hace dos años en este mismo mes, era el 6%.

Los motivos no son del todo desconocidos. Uno de ellos es que los salarios no han subido como cabía esperar con la mejora del mercado laboral pero la confianza de lo consumidores si, precisamente porque se percibe que esta mejora podría estar a la vuelta de la esquina. Cuadrar estos ingresos bajos con el creciente optimismo se consigue con las tarjetas de crédito y no es casual que en junio, la totalidad de la deuda de tarjetas de crédito haya sobrepasado el billón de dólares ($1,021 trillion, en inglés). Es una cifra que supera el récord que se batió en 2008 cuando se estaba a las puertas de la Gran Recesión.

Esta solución para el gasto es una barrera al ahorro. En una encuesta elaborada por Schwab Retirement Plan Services recientemente, los trabajadores han indentificado las razones por las que no ahorran:

  • Los no ahorradores dicen que los gastos mensuales son una fuerte fuente de estrés (el 42%). Solo el 20% de los ahorradores sienten esta presión.
  • Un 45% de los no ahorradores llegan con dinero a fin de mes o deben dinero en algunas facturas. Al 23% de quienes ahorran en un 401k también les pasa. Las facturas básicas, las de la tarjeta de crédito y los costos inesperados son los obstáculos más grandes.

¿Cómo ahorrar con semejante situación?

No hay recetas mágicas, el dinero no se multiplica mágicamente y lo único que queda hacer es apretarse el cinturón. Ahora bien, hay fórmulas que ayudan a que sea menos doloroso. Americasaves.org ofrece más de medio centenar de ellas y estas son las más relevantes:

  • Haga un presupuesto. Guarde los recibos de los gastos del mes anterior y vea dónde se va el dinero. Considere qué puede ir recortando. Puede hacerlo poco a poco para poder adaptarse mejor. Y piense en la regla de oro para sus ingresos: el 50% en gastos esenciales (pago de la luz, la renta, el transporte, el teléfono…), el 30% en gastos personales (ropa, zapatos, cine, unas copas…) y el 20% en ahorros. Puede presupuestar metiendo dinero en sobres y cuando se acaba ya sabe hasta dónde ha llegado.
  • No ahorre lo que le sobra. Presupueste el ahorro que pueda pero antes de comenzar a gastar porque de lo contrario no va a ahorrar porque nunca sobra cuando se va de cheque a cheque.
  • Ahorre con objetivos primero a corto plazo y luego a medio. Piense en los gastos de la vuelta a la escuela, en un fin de semana que quiera darse un lujo, algo que siempre quiso comprarse…. Separe $20 cada 15 días o ahorre el cambio. No solo gaste menos, dedique lo que no gaste a algo que tenga sentido para usted.
  • Ahorre para el largo plazo cuanto antes. Es la mejor manera para ahorrar para la jubilación o para que sus hijos vayan a la Universidad.
  • Hágalo automáticamente y empezando con pequeñas cantidades que pueda ir aumentando. Puede pedirle al banco que haga una transferencia automática de la cuenta en la que le ingresan el cheque (si la tiene) a una cuenta de ahorros.
  • Si tiene una tarjeta de crédito pague a tiempo todos los meses y si no puede y le queda balance, destine la mayor parte posible de su capacidad de ahorro a reducir esa deuda. Si puede, aún está a tiempo de solicitar una tarjeta con intereses al 0% durante un determinado número de meses. Fíjese que no le cobran la transferencia de un balance de una tarjeta a otra y hágalo. Siga pagando el mínimo en esa hasta que haya pagado las tarjtas más caras.
  • Planifique sus comidas y cenas en casa de tal manera que compre solo lo que necesita. No solo evita tirar comida (que duele) sino también ahorra. Cuando cocine, haga más raciones de las que se comen en su casa y congele. Es la manera más eficiente de cocinar y se ahorra dinero y tiempo.

Fuente: https://eldiariony.com/2017/09/06/estrategias-para-evitar-que-el-dia-a-dia-le-impida-ahorrar/

Compartir
Estrategias para evitar que el día a día le impida ahorrar