Vivir en pareja y después tener hijos es un binomio natural para la gran mayoría de hombres y mujeres. Esta "naturalidad" se altera cuando después de varios meses de intentarlo, no se logra el embarazo.