TEMAS >

Sexualidad

Mitos del sexo oral relacionados a enfermedades de transmisión sexual

Para muchos de nosotros el sexo oral es una práctica segura, placentera y, por qué no, libre de la preocupación que conlleva el coito vaginal, en el que el riesgo de embarazo y de contagio de una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) es mayor. 

Sin embargo, esta creencia es parte de muchos de los mitos que rodean el tema y que el desconocimiento ha popularizado. Aquí te desmentimos algunas ideas erróneas sobre el sexo oral.  

1. La boca no contagia enfermedades

¡Falso! De acuerdo con Mariana Roselló, médico andrólogo del Instituto de Medicina Sexual de Madrid, a través del sexo oral se puede contraer el virus del papiloma humano (VPH), los herpes genitales, la gonorrea entre otras. 

2. Es mejor no lavarte los dientes antes del acto

¡Grave error! Mantener una buena salud bucal, tanto antes como después del sexo oral, es importante para evitar infecciones por bacterias.

Aunque, ojo, si en la cavidad bucal se presenta algún sangrado o herida, es mejor abstenernos por algunos días de esta forma de intimidad.

3. Si se retira el pene antes de eyacular no hay riesgo de contagio

Si bien el riesgo es menor, el líquido preseminal también tiene capacidad de contagio. Además de usar preservativo, una vez al año ve al médico para estar seguro que todo está bien.

4. Su único riesgo son la ETS

Lamentablemente no es así. Recientes estudios vinculan el cáncer bucal con algunas sepas (tipos) del virus del papiloma humano, en especial el que provoca las verrugas genitales.

Pero, estos mitos no deberían impedirnos disfrutar del sexo oral, lo único que debemos hacer es tomar las precauciones adecuadas: usar condón o parche de látex (pedazo de tela que cubre la vulva).

¡La sexualidad es un placer, no incluyas el miedo!

Fuente: http://www.salud180.com

Otros Artículos recientes

Infalibles consejos para seducir a tu pareja [ Video ]

En el ámbito sexual siempre habrán ciertas reservas que te impidan intentar cosas nuevas, si en alguna ocasión te has preguntado cómo seducir a un hombre, es momento de que lo descubras.

Tal como lo menciona el escritor Allan Pease en su libro “El Lenguaje Corporal”, la comunicación no verbal es un camino para comenzar el juego de la seducción. 

En el video que te compartimos en esta ocasión, la sexóloga Elsy Reyes te muestra algunos trucos infalibles para que nunca te vuelvas a preguntar cómo seducir a un hombre.

Fuente: http://www.salud180.com/sexualidad/video/infalibles-consejos-para-seducir-tu-pareja

Las mejores posiciones sexuales para llegar al orgasmo

Todas sabemos que el orgasmo femenino es una de las cosas más difíciles de alcanzar y no es exactamente porque el punto G está oculto en un recóndito lugar, sino porque nos cuesta mucho concentrarnos en lo que estamos haciendo. Y más que nada porque no conocemos nuestro cuerpo lo suficiente como para saber cuál es la posición adecuada para nuestro completo placer.

No todas las mujeres se excitan de la misma forma y -obviamente- todas las mujeres tenemos distintas preferencias en lo que al sexo respecta, es por eso que no pueden hacerse generalizaciones respecto a posiciones o técnicas.

De todas maneras, hay algunas posiciones conocidas por ser la clave de las mujeres para alcanzar el orgasmo. Puedes intentarlas, quizá se convierten en una rutina sexual muy excitante.

#1 Tú arriba

No solo puedes tener el control de la situación en cuanto a intensidad y ritmo, sino que puedes acomodar tu cuerpo para moderar las sensaciones que quieres experimentar. Es la mejor posición para alcanzar el orgasmo, además a los chicos los vuelve locos que tú estés arriba. ¡Toma el control!

#2 El clásico y querido “perrito”

Es una de las posiciones más divertidas y excitantes. A diferencia de la anterior, en esta permites que él tenga el control, lo que es muy interesante -por cierto-. El ángulo de esta posición permite que tu punto G sea estimulado durante la penetración, por lo que tus sensaciones serán muy extremas ¡créeme!

#3 ¡Piernas arriba chica!

Debes recostarte sobre tu espalda y rodear el cuello de tu pareja con tus piernas para que luego comience la acción. Wow, al igual que con el “perrito”, la posición de tu cuerpo permite una contacto directo con el punto G, por lo tanto tienes placer asegurado.

¡Anímate a probar cosas nuevas, no te arrepentirás!

#4 Intenta con lo tradicional pero agrégale algo de ayuda

Cuando hablamos de posiciones para alcanzar el orgasmo lo último que se nos ocurre es la posición del misionero, pero verdaderamente es una buena idea si incluyes un poco de ayuda para estimular el clítoris. Deja que tu imaginación intervenga en este proceso y verás cómo volverás a enamorarte de la posición del misionero.

No te cierres a la idea tradicional de sexo que nos han enseñado, permítete probar cosas nuevas junto a tu pareja y verás de qué se trata el verdadero placer. ¡Vamos, inténtalo! Será divertido, lo prometo.

Fuente: iMujer

Hombres con estas características son más propensos a provocar orgasmos

Llegar al orgasmo durante el sexo con su pareja es algo que toda mujer quiere. Y aunque hasta ahora pensaba (estaba segura) que cualquier hombre es capaz de “llevar a su chica al cielo”, la ciencia me ha puesto a dudar un poco.

Investigadores de la University of Albany realizaron un estudio para el cual le preguntaron a un grupo de mujeres en relaciones heterosexuales sobre sus parejas, la capacidad de éstas para provocarles un orgasmo y al respecto de sus clímax mismos.

¿Qué descubrieron?

Que las mujeres tenían más probabilidades de llegar al orgasmo si sus parejas eran hombres ricos, seguros y atractivos. Y que la intensidad de sus clímax era más fuerte si encontraban a sus parejas bien parecidas… ¿En serio? ¿Adinerados?

–En lo de seguros y atractivos no tengo duda-.

“La intensidad del orgasmo está relacionada con cuán atraídas están las mujeres de sus parejas, cuántas veces tienen sexo por semana y las calificaciones de satisfacción sexual”, indicaron los investigadores.

Así mismo, el estudio reveló que las mujeres que encontraban a sus parejas divertidas tenían más relaciones sexuales, así como orgasmos más frecuentes.

En conclusión, los hombres que son considerados por sus parejas como atractivos, seguros y divertidos (omitamos lo de ricos) tienen mejor sexo –y brindan más orgasmos- según este estudio.

¿Qué opinas? ¿Crees que llegar al orgasmo tiene relación con el atractivo o el dinero que una pareja pueda tener?

Fuente: iMujer

Posiciones sexuales si tienes flojera

El estrés y el cansancio nos 'pega' a todos y por mucha pasión y ganas que tengas de estar con tu pareja, la flojera no se hace esperar.

Esto no significa que no busquemos satisfacer a nuestra pareja, pero ¿por qué no dejar que él se luzca en esta ocasión? Por eso, te recomendamos probar las siguientes posiciones sexuales para cuando tienes flojera: 

1. Sexo oral

 Excelente para que tu galán te consienta y aproveches la pereza. La gran ventaja es que él hará todo el trabajo. 

2. Misionero

Hablando ya de posiciones, empezamos por la más común, pero no menos divertida. Para estimular a tu pareja, besa su cuello y acarícialo. Otro tip es agarrarle el trasero y empujarlo hacia ti; esto lo excitará.

3. Lateral

Bastante cómoda, pues te permite acurrucarte. Facilita la penetración dirigiendo su pene con tu mano y echando la cadera hacia atrás. Esta también es una buena opción para el sexo anal. 

4. Piernas al pecho

Una variación del misionero que garantiza mayor profundidad. Para esta posición, coloca tus piernas en el pecho. Él deberá apoyarse de tus muslos, llevándolos hacia su cuerpo.

5. La gartija

Al igual que la anterior, permitirá que tu chico entre más. Recuéstate boca abajo; él deberá hacer lo mismo sobre de ti. Ahora, para evitar lastimarte e impulsarse, pondrá sus brazos casi de forma recta. Un consejo para mejorar esta posición para cuando tienes flojera es colocar una almohada bajo tu pelvis.

Fuente: http://www.salud180.com

¿Por qué disminuye el deseo sexual en las mujeres?

¿Por qué disminuye el deseo sexual en las mujeres?

Casi todas las mujeres vivimos, en algún momento de nuestra existencia, un comportamiento sexual que suele definirse como de baja libido y poco deseo de hacer el amor. Esta constituye la disfunción sexual más frecuente entre las mujeres y la tendencia es a que se incremente según pasen los años. La pregunta recurrente es por qué sucede esto, incluso cuando vivimos con la pareja de la que estamos enamoradas y no existen conflictos que justifiquen tal conducta.

La respuestas son muchas y entre las más frecuentes se invocan las alteraciones orgánicas provocadas por el alcohol y las drogas, también las secuelas de tratamientos farmacológicos antidepresivos, trastornos endocrino-metabólicos (por deficiencia de la hormona testosterona) y enfermedades crónicas como la diabetes y la insuficiencia renal.

Factores psicológicos que afectan el deseo sexual

Se relacionan asimismo factores psicológicos -en muchos casos la causa más frecuente-, entre ellos, los conflictos de la pareja, el agotamiento físico, la depresión, el excesivo estrés o ansiedad, el bajo nivel de autoestima, las actitudes negativas hacia la sexualidad y experiencias sexuales traumáticas.

En la lista también podrían agregarse etapas trascendentes en la vida de una mujer que comprometen su respuesta sexual como son el embarazo, la lactancia, el climaterio y la menopausia. Estos procesos producen modificaciones anatómicas y hormonales que en algunos casos involucran la respuesta sexual, aunque no necesariamente conducen a la inapetencia.

Lo ideal sería que esa disminución de la libido no afectara las demostraciones habituales de cariño en la pareja, y que en los momentos de crisis los abrazos y besos no se entendieran forzosamente como una invitación al contacto sexual. Al contrario, más bien podrían avivar la llama que resolvería o ayudaría a prevenir la disminución del deseo sexual. En momentos como esos la pareja necesita tiempo para hablar, salir solos y compartir esos espacios comunes que van más allá de la intimidad.

Fuente: Diario femenino

Los anticonceptivos no afectan al deseo sexual

Es uno de los métodos más populares de anticoncepción entre las mujeres en edad reproductiva. Sin embargo, la creencia común expone que la píldora disminuye el deseo sexual de la mujer y las evidencias científicas que apoyan o desmienten esta creencia han sido poco concluyentes o incluso contradictorias.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Kentucky y de la Universidad de Indiana (EE.UU.) liderados por la experta Kristen Mark, se propuso examinar el impacto real del uso de anticonceptivos hormonales orales en el deseo sexual femenino.

Para ello, llevaron a cabo dos estudios separados. Ambos investigaron el impacto de diferentes tipos de anticonceptivos sobre el deseo sexual en las mujeres y examinaron el deseo sexual en los hombres que se relacionaban con mujeres que usaban anticonceptivos.

El primer estudio analizó de qué forma el uso de anticonceptivos afectó a las parejas heterosexuales en relaciones de corta, media o larga duración, mientras que el segundo investigó este impacto exclusivamente en las relaciones a largo plazo.

Utilizando el Inventario de Deseos Sexuales (un cuestionario para medir el deseo sexual en términos cognitivos que no conductuales), los investigadores inspeccionaron en más de 900 participantes dos tipos de deseo sexual: solitario y diádico (el deseo diádico se refiere al deseo de participar en una actividad sexual con otra persona y al deseo de compartir la intimidad; el deseo solitario describe la libido que una persona tiene por sí sola.

Los anticonceptivos fueron clasificados en hormonales orales, hormonales y no hormonales. Los resultados mostraron que el tipo de anticonceptivo usado afectó significativamente al deseo sexual solitario.

Las mujeres que usaban anticonceptivos no hormonales informaron de una mayor libido en solitario que las mujeres que empleaban anticonceptivos hormonales. Sin embargo, las mujeres que usaban anticonceptivos orales hormonales tenían mayores niveles de deseo sexual diádico que las mujeres con anticonceptivos no hormonales. Sin embargo, al observar factores contextuales como la duración de la relación y la edad, las diferencias ya no eran significativas. Esto sugiere que el contexto de la relación tiene un impacto mucho más significativo en el deseo sexual que el tipo de anticonceptivo utilizado. Además, al examinar los resultados por parejas, no observaron ninguna asociación entre el tipo de anticonceptivo empleado y el deseo sexual solitario o diádico en hombres y mujeres.

“A veces las mujeres buscan algo para explicar los cambios en su deseo sexual y el mensaje de que las píldoras hormonales disminuyen el deseo es realmente frecuente. Nuestros hallazgos son claros: la píldora no mata el deseo; esta investigación ayuda a reventar esos mitos y, con suerte, eventualmente a deshacerse de este guión cultural común en nuestra sociedad”, afirma Kristen Mark, líder del trabajo.

Fuente: muyinteresante

Cosas que piensan las mujeres antes de un orgasmo y nunca lo dicen

El momento es inmejorable: el silencio de la noche es cómplice mientras suben al apartamento entre risas y un agradable nerviosismo. El alcohol favorece la desinhibición y la luz tenue que se cuela por la ventana es perfecta para mirar sólo lo necesario. Después de cerrar la puerta, el mundo desaparece y no queda más que entregarse al placer.

Entonces una tensa calma invade al cuerpo, que imagina lo que está por pasar segundos después. En el momento menos pensado, los besos y caricias suben de nivel mientras se pierde toda la timidez de los momentos anteriores. Nada puede cambiar el rumbo de dos personas consumiéndose en placer, jadeando y aumentando la temperatura cada vez más. La piel queda al descubierto y entonces una de las más grandes dudas masculinas invade la mente:

Todo depende de dos factores clave: el nivel de excitación, determinado por la intensidad del momento y el deseo previo, construido a partir de cada una de las expectativas que se generan en la mente de una mujer, desde el momento en que piensa en la posibilidad de tener sexo con alguien que conoce y hasta el instante en que compara la realidad con sus expectativas. Ambos factores delimitan la calidad de la relación sexual en las mujeres y son los responsables de los pensamientos, intensos o intrusivos sobre la relación sexual en desarrollo.

Conseguir el orgasmo no parece cosa fácil para las mujeres, sobre todo en aquellas parejas donde no existe la confianza para charlar abiertamente sobre sus preferencias y debido también a que existen mujeres que desconocen su propio cuerpo y no saben qué hacer para conseguir placer. Según el Journal of Sexual Medicine, el 65 % de las mujeres tuvieron su último orgasmo durante sexo vaginal, 81 % mientras recibían sexo oral y un 94 % durante el sexo anal.

A pesar de que el clítoris, el interior de la vagina, los labios vaginales y el ano están dotados de terminaciones nerviosas que se estimulan conforme aumenta la excitación sexual, el cerebro es el órgano encargado de procesar y convertir los estímulos a través de la emisión de neurotransmisores asociados a la felicidad y el placer, como la dopamina y oxitocina. No obstante, la excitación estimula de forma distinta cada punto y la mayoría de las mujeres definen el orgasmo clitoriano como el más intenso, seguido por el anal y el vaginal.

Todo depende de la excitación y el deseo previo

Una vez que el placer crece y el orgasmo se aproxima con fuerza, los pensamientos de las mujeres se concentran sólo en el instante presente: es aquí donde sale a relucir su lado más salvaje, el cerebro se estimula tanto que el umbral del dolor crece en 107 % y las oleadas de dopamina traducidas en placer provocan algo similar a la pérdida de razón. Sólo hay un objetivo en mente y el instante se hace más erótico, la mayoría de las mujeres visualizan desde fuera lo que están haciendo y no queda nada más en su cabeza que llegar al momento del éxtasis.

Sin embargo, algo muy distinto ocurre cuando el momento prometido nunca llega. Se trata de un pensamiento que es el terror de los hombres, famoso por aparecer cuando una relación sexual se alarga sin más sensación placentera para ellas. Es el paso mortal que transforma un instante de placer en un trámite engorroso.

Las imágenes de películas y series donde una mujer deja de disfrutar del sexo y crea una lista de pendientes, se pregunta qué estará haciendo su mascota o piensa qué habrá para la cena no están tan alejadas de la realidad gracias a las diferencias estructurales entre los cerebros de ambos sexos. Este fenómeno está fuertemente asociado con el sentimiento de apego y atracción hacia la pareja sexual, aumentando exponencialmente cuando se trata de sexo ocasional.

El pensamiento intrusivo: terror de los hombres

Es entonces cuando el “¿ya acabaste?” o “¿te falta mucho?” desbaratan en un segundo la ilusión de poderío que se generó en la mente del hombre. Para Barry Komisaruk, investigador de la Universidad de Rutgers especializado en la estimulación genital y la consecución de orgasmos y sus respuestas neurológicas, más del 60 % de las mujeres han pasado alguna vez por un pensamiento intrusivo durante una relación sexual, aún con su pareja estable.

A pesar de que pueda parecer una falta de respeto o una señal clara de que el hombre no está haciendo lo suficiente, la realidad es que la aparición del pensamiento intrusivo está más vinculada al estrés, la falta de confianza con la pareja en turno para describir las preferencias en el sexo o la pronta consecución de un orgasmo.

Aún con los avances de la actualidad, el orgasmo en el cerebro femenino sigue siendo un misterio para la ciencia. La complejidad del cóctel hormonal es mucho mayor que en el sexo masculino y puede estar asociado con características de nuestros antepasados para lograr la fecundación. ¿Alguna vez has experimentado la sensación de enamoramiento después de una noche de sexo casual? Descubre la causa y aprende cómo evitar enamorarte de alguien según la ciencia. Conoce la nueva terapia que promete salvar millones de relaciones de pareja a través del éxtasis: la droga que puede salvar tu relación.

Fuente: Cultura Colectiva

A partir de qué edad tener mucho sexo puede ser fatal para los hombres

Tanto años predicando recetas saludables y ahora la ciencia viene a desmitificar aquello de que mientras más sexo tengas, más larga será tu vida. Será cuestión entonces de empezar a comer más nueces, aceite de oliva y pescado, hacer caminatas diarias, meditar y no pelearse con nadie, practicar yoga (mucho) y disfrutar un poco más del amor romántico, pues pasada cierta edad el sexo frecuente puede resultar letal para los hombres.

 Un estudio realizado en más de 2200 personas de 57 a 85 años incluidas en el Proyecto Nacional de Envejecimiento Salud y Vida Social de Estados Unidos , determinó que a mayor edad, mayor riesgo cardiovascular en los varones adultos. Después de cinco años de observación y mediciones personalizadas, la investigación de la Universidad Estatal de Michigan (EEUU) publicada en 2014 en la revista Journal of Health and Social Behavior, concluye de manera contundente que “los resultados ponen en entredicho la teoría ampliamente aceptada de que el sexo conlleva beneficios uniformes para la salud de todas las personas”. En síntesis, una simple sesión semanal de sexo sería suficiente para aumentar el riesgo de sufrir infarto de miocardio y otros desórdenes cardiovasculares, explica la doctora Hui Liu, a cargo del estudio.

“Sorprendentemente, nuestros hallazgos muestran que el tener sexo una o más veces a la semana supone un riesgo casi dos veces superior de sufrir un episodio cardiovascular que mantenerse sexualmente inactivo” sentenció la mujer.

cc3b3mo_evitar_un_segundo_ataque_cardc3adaco-1Aumenta el riesgo de sufrir un episodio cardiovascular en algunos escenarios

Cuando está “contraindicado”

La causa del riesgo sería el esfuerzo adicional que exige el acto. “Dado que los varones mayores presentan más problemas sexuales y más dificultades para alcanzar el orgasmo, ya sea por razones médicas o emocionales, que sus homónimos más jóvenes, deben someterse a un mayor grado de agotamiento y forzar en mayor medida su sistema cardiovascular para alcanzar el clímax. También hay que considerar el papel que juegan los niveles de testosterona y la medicación para mejorar el rendimiento, pues los medicamentos o suplementos tienen efectos negativos sobre la salud cardiovascular de los hombres longevos” cierra el estudio (va el link arriba). Lo curioso es que en las mujeres adultas de esas mismas edades el sexo frecuente demostró incluso aliviar la hipertensión arterial, al cabo de los cinco años, concluye Hui Liu.

Las cosas no están como para que el mundo se quede sin buenos amantes (aunque es cierto que las canas tampoco son garantía de calidad). En fin, habrá que moderar la dosis y saborearla como al permitido de la dieta, evitar el Tantra, achicar el repertorio de poses e ir por las sencillitas. y evitar las mujeres con mucha cuerda.

Entrada publicada originalmente en Sexo a Diario

Y después del orgasmo ¿Qué?

¿Y después del orgasmo qué debe haber o que se da? Todo dependerá de la relación de pareja, pues si son dos personas que únicamente buscaban llegar al clímax sin ningún tipo de enlace sentimental lo normal es que ambos se higienicen, se marchen o simplemente estén despistados hasta finalmente despedirse.

Sin embargo esto no es regla que debe suceder obligatoriamente en todos los casos, pues como les dije más arriba todo dependerá del comportamiento de la pareja, pues se puede dar el caso de que la pareja sólo tenga sexo y luego decida dormirse sin agotar un proceso amoroso de caricias luego del orgasmo o la eyaculación. Pues una pareja que se ame o que tenga algún vinculo sentimental también puede tener sexo en una ocasión y hacer el amor en otros momentos quizás más especiales o en los que se puedan dedicar más tiempo.

Ahora bien, es importante destacar que el caso de las mujeres es un poco más complejo y emocional que en el de los hombres, debido a que éstas demandan un momento tierno después del orgasmo, al menos así lo asegura discoverymujer.com en uno de sus artículos de sexualidad:

LA LIBERACIÓN DE OXITOCINA (LLAMADA “HORMONA DEL CARIÑO”) DURANTE EL ORGASMO PUEDE SER UNA DE LAS EXPLICACIONES BIOLÓGICAS. LA NECESIDAD DE SENTIRSE QUERIDA, ADEMÁS DE DESEADA, ES UNA EXPLICACIÓN PSICOLÓGICA. Y ADEMÁS SABEMOS QUE LA MUJER VINCULA MÁS EL SEXO CON EL AMOR, DE MODO TAL QUE SUELE INVOLUCRARSE EN RELACIONES EN LAS CUALES SE MANIFIESTA EL CARIÑO AUNQUE EL IMPULSO SEXUAL HAYA DISMINUIDO.

En el caso de los hombres no es contrario pero no es igual. Éstos mayormente sienten la necesidad de acariciar o mantener un contacto tierno con la mujer cuando ellos realmente tienen un vinculo sentimental con la mujer, en el caso adverso lo más probable es que éste se marche lo más pronto posible.

El hecho de continuar la dinámica luego del orgasmo resulta extraordinario y relajante para muchas parejas, pues es un momento único en que ambos conversan de temas afines, se acarician, y profundizan aún más la relación lo que también significa una compenetración agradable que se puede extender en los futuros encuentros.

 

Fuente: http://eljacaguero.com/y-despues-del-orgasmo-que/

10 temores de los hombres a la hora de tener sexo

Más de dos mil encuestados confesaron cuáles son sus principales dudas e inquietudes antes, durante y después del encuentro sexual.

Un portal británico realizó una encuesta entre más de dos mil hombres sobre sus principales temores a la hora de tener sexo y estos fueron los resultados:

1. CONTAGIARSE UNA ENFERMEDAD DE TRANSMISIÓN SEXUAL:

Un problema que se soluciona con el uso de condón. El tema es que muchos hombres se reúsan a usarlo.

2. QUE EL OTRO NO ALCANCE EL ORGASMO:

Acabar antes que su pareja es algo que los preocupa pero que tiene solución. Según los especialistas, uno puede satisfacerse sin acabar.

3. QUE SE ROMPA EL PRESERVATIVO:

Hay hombres que tienen un miedo bárbaro de esto y se colocan 2 condones a la vez. Según un estudio de la Universidad de Sidney (Australia) solo el 4,9% de estos se rompe, y es debido a que se colocó de forma incorrecta o porque estaba vencido.

4. EYACULACIÓN PRECOZ:

Una patología que padecen varios hombres y que puede tener múltiples causales. El temor a no llegar al clímax deseado es el gran temor de los que nunca la sufrieron.

5. VERSE POCO ATRACTIVO:

Desnudarse es una tarea para valientes, para los inseguros puede ser una tortura. Pensar que uno no puede resultar lo que la otra persona espera es un miedo que puede llegar a generar un clima raro en la cama. ¡Arriba ese autoestima!

6. NO LOGRAR LA ERECCIÓN:

No poder llevar a cabo el acto, no cumplir con lo mínimo es una situación que asusta. Pero puede ocurrir alguna vez, por múltiples factores como, por ejemplo: el estrés. El problema es cuando sucede habitualmente, allí hay que consultar con un especialista.

7. MIEDO A DEFRAUDAR AL OTRO:

Tener una performance mediocre, no ser lo que el otro espera. Sinceramente, cada cuerpo es diferente y siente el placer de distintas formas, uno tiene que tratar de conectarse con el otro y disfrutar.

8. EL TAMAÑO DEL PENE:

Para ellos sí importa y temen que los demás se burlen de la longitud de su miembro y que lo comparen con amantes anteriores.

9. NO PODER LLEVAR A CABO EL ACTO:

Hay hombres que conciben como un trofeo las erecciones, los orgasmos y las mujeres. Y no poder cumplir con lo mínimo, los asusta.

10. EL MOMENTO DESPUÉS:

Cuando se trata de una relación ocasional o la primera vez, temen no saber cómo actuar para que no se torne una situación incómoda.

Fuente: Rumbos Digital

Así funcionan los orgasmos en mujeres y hombres

El orgasmo es el punto de mayor excitación en el que concluye el acto sexual, prácticamente es el objetivo de este. Si no se logra el orgasmo, básicamente aparece una sensación de frustración.

Nadie sabe cómo funciona y se desarrolla esta sensación en hombres y mujeres. Estas son las diferencias en los orgasmos entre el sexo masculino y femenino según indica el sitio El Confidencial.

Orgasmos en mujeres

De acuerdo al citado medio cuando la mujer es penetrada se estimula su punto G y el clítoris, es ahí cuando empieza la función de acuerdo al ritmo, el cambio de poses y teniendo la mente concentrada en el erótico momento que se está llevando a cabo. Cuando las mujeres alcanzan el clímax, “las contracciones se inician a intervalos de 0,8 segundos”, pero están sujetas a variaciones en su duración, intensidad y frecuencia, según el medio.

Después de alcanzado el clímax si la mujer es estimulada de nuevo puede alcanzar el o los orgasmos sin ningún problema.

Agregan que estos son los signos del orgasmo femenino: “Aumento de la frecuencia cardiaca, la respiración y la presión arterial; contracción del útero y de la plataforma orgásmica. Por último, una sensación más intensa y subjetiva de la noción de placer”.

Orgasmos en los hombres

El orgasmo en un hombre puede durar aproximadamente entre 4 y 8 segundos, dependiendo de la intensidad del momento.

Según El confidencial, estos son los signos de los orgasmos masculinos: Al igual que en la mujer, presenta “Aumento de la frecuencia cardiaca, la respiración y la presión arterial; sensación subjetiva de la noción de placer, contracción de uretra, pene y esfínter y por último, expulsión del semen”.

Posterior a la culminación del clímax, el hombre ingresa en un periodo “refractario”, el cual significa que necesitará de un poco de tiempo para recuperarse y seguir con la función. Sin embargo, existen excepciones dependiendo del nivel de excitación y la intensidad del momento, el hombre puede mantenerse erecto y jugar un ratico más.


Fuente: 
http://ensegundos.do/2016/11/04/asi-funcionan-los-orgasmos-en-mujeres-y-hombres/#ixzz4P2pl4Nco

Así cambia tu cuerpo cuando no tienes sexo una semana

Tengas pareja o no, todos tenemos etapas en las que el sexo pasa a segundo plano y pueden pasar días, semanas o meses, sin tener relaciones sexuales; esto tiene un impacto cambia tu cuerpo por no tener sexo a partir de una semana

Según un estudio de Medical Daily, a los pocos días de 'abstinencia' el cuerpo lo nota, puedes ganar unos gramos o kilos de más, tener mal humor e incluso ir perdiendo el interés por el paso del tiempo, aquí te explicamos los 5 efectos en tu cuerpo si dejas de tener sexo: 

1. Baja tu autoestima

Una pausa sexual en tu vida, puede hacerte sentir menos deseada y con sensación de tristeza, pues segpun el estudio, el semen contiene hormonas como la testosterona, estrógenos y prolactina, que en cierto modo equilibran las emociones a nivel hormonal.

2. Te estresas más

La falta de sexo regular puede conducir a una elevación de los niveles de estrés. Un estudio realizado en 2005 en Psicología Biológica encontró que existe una relación pene-vagina, que tiene que ver con un mejor rendimiento físico y mental. 

3. Disminuye tu líbido

Si no hemos tenido relaciones sexuales desde hace tiempo, hay una mayor probabilidad de que vayamos a querer menos sexo. Cuando tienes sexo regular, tu cuerpo segrega endorfinas que te hacer sentir bien y asocia al sexo con algo positivo, si dejas de tenerlo, esto se pierde.

4. Te enfermas más

 

Te vas a resfriar con facilidad, pues tu sistema inmunológico estará débil; cuando tienes sexo generas antígenos cuando intercambias fluídos con la pareja, como saliva y algunos revestimientos de mucosa. Esto te da defensas para una gripe común, cuando tienes relaciones con frecuencia tienes más inmunoglobulina en la sangre. 

5. Disfunción eréctil 

La abstinencia puede aumentar la probabilidad de la disfunción eréctil en los hombres. Un estudio del American Journal of Medicine encontró que los hombres que tenían relaciones sexuales una vez por semana, presentaban la mitad de probabilidades de desarrollar disfunción eréctil que los hombres que tenían relaciones sexuales con menos frecuencia. 

 

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/global/2016/10/14/1122430

Estas son las poses sexuales más odiadas por las mujeres, según la ciencia

Pareja

A no todas las mujeres les gustan las mismas poses, pero no quiere decir que nos disguste las más conocidas o tradicionales. Sin embargo, existe un estudio que indica las cinco poses sexuales más odiadas por nosotras, según fue lo que encontró el portal Women’s Health.

Por medio de una encuesta, 1200 mujeres confesaron cuáles son las poses que másodian.  De esa forma, cinco poses sexuales fueron señaladas como las que más detestan hacer cuando tienen intimidad. A pesar del “extraño” resultado, las mujeresno eran monjas ni mucho menos muy religiosas. Fueron las lectoras de la revista Women’s Health en donde salen muchas fotos de hombres musculosos y atractivos. Las cinco poses más odiadas son: 

1.  El perrito

Ninguna de estas mujeres señaló que le parecía agradable hacer el perrito con supareja. Esto fue debido a que suelen tener dolores de espalda por practicar la pose del perrito. Ellas no podían hacerla más de tres minutos. 

 

2.  El Misionero

Por ese motivo, es “extraño” el resultado de la encuesta. Es una pose más tradicional y fácil de hacer. Una de las participantes confesó que esta posición no le agrada porque es la que menos satisfacción produce. ¿En serio? Será que necesita otra pareja

3.  La Vaquera

Sentarse en cima y saltar como coneja no era muy placentera a las chicas encuestadas. Por eso, se  posiciona en el puesto número tres.  En ese punto, muchas mujeres deben de esforzarse mucho para lograr el orgasmo sin que se apresure en ello su compañero

4.  La Vaquera invertida

El 60% de las encuestadas dijo que la posición de la vaquera invertida es solo un invento para que los hombres se sientan satisfechos en menor tiempo y más intensidad. En este sentido, ¿las Wapas estarán de acuerdo?

5.  La 69

Lo cierto es que no todos los hombres saben cómo hacer un oral y es tan molesto hacerlo al mismo tiempo. Casi parece que te vas a atragantar con su “amiguito” por no poder estar a una distancia correcta

 

Fuente: http://www.wapa.pe/pareja/2016-10-03-estas-son-las-poses-sexuales-mas-odiadas-por-las-mujeres-segun-la-ciencia

Siete mitos sexuales que te impiden disfrutar una vida erótica plena

Pareja Sensual

En el contexto del Día Mundial de la Salud Sexual, que este año tiene el propósito de hablar de los mitos que rondan la salud sexual, el médico y especialista Julián Alcalá Ramírez, señala que la sexualidad está llena de mentiras y falsedades que impiden vivirla a plenitud.

El experto enlistó los principales mitos que rodean a la sexualidad, y que en muchas ocasiones causan enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

  1. El uso de dos condones es más seguro que uno. Alcalá Ramírez aclaró que esta idea, muy difundida entre los jóvenes, es falsa, y que incluso eso práctica “aumenta la posibilidad de que se rompan”.
  2. Estereotipos sexuales. Por ejemplo, que el pene más largo proporciona más placer, que algunas vaginas “muerden”  o que las mujeres con busto o glúteos más grandes son más atractivas. De acuerdo con el especialista, el mayor problema es que “algunas [personas] lo creen y viven en torno a esos estereotipos”.
  3. Sexo durante la menstruación, la menopausia y el embarazo. “Se dice que a las mujeres con menopausia se les acabó la vida sexual”, o que las mujeres “con menstruación, embarazadas o amamantando no puedan tener relaciones sexuales porque causan impotencia en los hombres. Eso es mentira y daña a las relaciones de pareja”, agregó.
  4. Eyaculación. Alcalá también señaló que lavarse después del coito o sacar el pene antes de eyacular, no son métodos eficaces para evita el embarazo, pues hay líquidos previos a la eyaculación que tienen la capacidad de fecundar.
  5. Masturbación. Respecto a la masturbación, actividad ampliamente criticada por algunos sectores de la sociedad, el médico señala que no es un hábito negativo y no produce impotencia.
  6. Homosexualidad. El experto también aclaró que las mujeres homosexuales no tienen tal preferencia “por falta de sexo con un buen amante macho”, y tampoco es una “enfermedad” o producto de “problemas familiares”.
  7. VIH-Sida. El VIH es un virus que “puede contagiarse entre la población sin depender del género o de la orientación sexual”.

Alcalá Ramirez opinó que todos estos mitos son “producto de la desinformación” y que en muchas ocasiones ”favorecen las infecciones de transmisión sexual, la culpa, el displacer y los embarazos no deseados”.

condones

Qué es la salud sexual

La Salud Sexual, de acuerdo con la Declaración de los Derechos Sexuales es “un estado de completo bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad, no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o malestar”.

“La salud sexual requiere un enfoque positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos”, añade el experto.

Suman 35 los países que se han unido a la celebración del Día Mundial de la Salud, el 4 de septiembre, entre ellos figura Italia, Suecia, Brasil, Venezuela, Chile, Cuba, Japón, EU y México.

 

Fuente: http://www.eldiariony.com/2016/09/05/mitos-sexuales-impiden-disfrutar-vida-erotica-plena/

¿Por qué nos prende lo salvaje? Dale un giro a tu sexualidad

La sexualidad es todo un rollo, no deja de sorprendernos su bipolaridad. Sí, porque en ocasiones es el mayor tabú, y en otros, la rutina que provoca todo lo que sabemos de ella, se vuelve en nuestra contra.

Hoy en día, con toda la pornografía que tenemos a nuestra mano, ¿qué puedes hacer para modificar tu 'performance' en la cama? Aquí algunos consejos.

Al 74 por ciento de la población le gusta que lo azoten durante el sexo. 

1. Estimularse mientras se observan: 

Al 80 por ciento de la población le gusta tocarse mientras la miran. 

"Todos tenemos un componente exhibicionista y voyeur, y masturbarse mientras te miran permite explotar ambas facetas", Dr. Antonio Casaubón, vicepresidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología.

¿Cómo?

En el previo, toma su mano y ponla debajo de la tuya. Luego, desplázalas lentamente hacia el clítoris y retira la tuya mientras la animas a seguir tocándose.

Poco a poco, deja de tocarla y disfruta del espectáculo. ¿Quieres ayudar mientras la miras? Pues haz lo mismo que ella: es una de las cosas que más excita visualmente a las mujeres.

2. Déjate dominar:

Al 66 por ciento le gusta ser esposado.

Al 74 por ciento le gusta que lo azoten durante el sexo.

El 63 por ciento quiere que le jales el cabello en la posición del perrito.

¿Por qué nos prende lo salvaje?

"La sensación de vulnerabilidad puede estimular el deseo igual que la actitud de dominio. En cualquier caso, antes de probarlo es imprescindible que ambos estén de acuerdo y que intercambian los papeles de 'amo-esclavo' de vez en cuando".

¿Cómo?

Durante los juegos previos, agárrala de las muñecas, mantenlas por encima de su cabeza y utiliza la mano que te queda libre para explorar su cuerpo.

A continuación, átale las muñecas con una tira de servilletas, luego con una corbata y así hasta que llegues a las esposas.

3. Sexo en público:

No se espanten, al 51 por ciento le gustaría unirse al club de los que tienen relaciones sexuales en un avión.

El 43 por ciento quiere tener sexo en la oficina.

¿Por qué nos excita?

"El miedo a que te descubran agudiza los sentidos y permite que te concentres en la experiencia sexual", explica Casaubón.

¿Cómo?

En lugar de susurrarle cosas obscenas, sugiérele que imagine que están en un lugar en el que pueden verlos (como un ático con grandes ventanales), y después confiésale que sabes que le gusta que la miren y que has dejado las cortinas abiertas.

4. Haz porno casero:

Sí, sólo para ustedes y jamás debe salir de allí. Evidentemente lo harás con una persona de toda tu confianza. El 40 por ciento está dispuesto a hacer porno en casa.

Al 72 por ciento le gusta ver películas porno en pareja.

¿Por qué nos gusta?

Un reciente estudio de la Stanford University ha descubierto que las mujeres logran la máxima excitación a los dos minutos de empezar a grabar un video erótico.

Con información de Men'sHealth.

 

Lo que le gusta a los hombres dominicanos en la cama [ Video Dra. Ana Simó ]

Ana Simo

Le preguntamos a la doctora Ana Simó sobre los gustos del hombre dominicano en la cama.

Relacionado: Lo que le gusta a la mujer dominicana en la cama [ Video Dra. Ana Simó ]

La terapeuta sexual nos dijo que el hombre dominicano se conforma con poca cosa, resaltando que les gusta que la mujer se prenda en la cama, que le practiquen sexo oral y que le dejen tomar el control.

Relacionado: Lo que le gusta a la mujer dominicana en la cama [ Video Dra. Ana Simó ]

70% de los hombres experimentan este problema sexual

¿Te ha pasado que cuando tienes sexo con tu pareja eyaculas antes de tiempo?

No te preocupes, esto es más común de lo que se piensa.

Aunque sus causas son diversas, se considera que la razón principal es psicológica, pero también puede ser biológica o una combinación de ambas.

No te pierdas: 8 reglas para que el sexo oral sea satisfactorio para los dos

Según la revista “Journal of Sexual Medicine”, se estima que hasta un 70% de los varones ha tenido este tipo de problema.

Sin embargo, de ocurrir frecuentemente, entonces se considera una disfunción sexual. Alguno de los síntomas más comunes para determinar si en realidad es una disfunción son: eyaculación antes de lo que se desea, ansiedad relacionada con el evento y que te ocurra en repetidas ocasiones.

Se considera que el rendimiento sexual del hombre va atado a la felicidad de los pares. Por lo tanto, la eyaculación precoz puede amenazar el bienestar de tu relación de pareja si se convierte en un ciclo repetitivo en donde cada vez que se tiene el encuentro sexual el hombre no logra satisfacer las necesidades de la mujer.

“Sin importar la causa, la eyaculación prematura se convierte en una fuente de ansiedad y angustia para quienes la padecen”, expresó la doctora y experta en sexualidad humana Carmen Valcárcel.

Ese tipo de impedimento puede suscitar dinámicas incómodas entre las parejas que normalmente terminan quebrantando la confianza del hombre en sí mismo al tener relaciones sexuales.

“Los sentimientos de frustración que surgen en el hombre y su pareja pueden romper hasta el más fuerte carácter”, indicó la doctora.

Valcárcel indica, además, que la psicoterapia es uno de los métodos más comunes y efectivos para manejar la condición.

“La misma está basada en la orientación y educación del funcionamiento normal para ese caballero en particular y cómo puede perder el miedo a no poder completar una relación sexual satisfactoria”, aseguró.

Es importante que la pareja del hombre se incluya durante el proceso terapéutico y que sea empática con la situación, ya que si la otra parte no entiende lo que le sucede al hombre puede convertirse en un obstáculo para que éste mejore.

Si consideras que padeces de la condición, puedes referirte con un especialista en Urología, Sexología clínica, Psicología o Psiquiatría. Ellos te ayudarán a identificar la solución para que tengas una vida sexual más placentera y divertida.

 

Fuente:  http://www.eldiariony.com/2016/08/13/70-de-los-hombres-experimentan-este-problema-sexual/

¿Sabes qué debe hacer toda mujer después del sexo?

Pareja en la cama

Es más que obvio que sabes qué hacer antes y durante el sexo, pero una vez que hayan terminado, ¿conoces el protocolo? No hablamos de más intimidad, sino también de cuestiones de salud e higiene.

Ve al baño (pero sólo si quieres) Seguro ya sabías que era recomendable ir al baño después de tener sexo para evitar infecciones urinarias. Pero orinar inmediatamente después de la relación sexual es sólo un mito. De hecho, no existe un estudio que confirme que esto funcione, por eso no es completamente necesario. Aún así, si tienes ganas de ir al baño, adelante. ¿Qué te detiene?

Recuerda lo que pasó en tu cabeza, luego en voz alta: Regresa a la experiencia, desde el principio al final. Si el sexo fue bueno, piensa en qué lo hizo bueno. Luego, dile a tu pareja qué fue lo que hizo que te gustó tanto. Si lo dejas para otro rato, es posible que se te olvide. Y piénsalo, ahora es el mejor momento para hablarlo, puede que sea incómodo más adelante. Para fortalecer el vínculo de su relación, es importante que mantengan un poco de intimidad después del coito. Las investigaciones han demostrado que las parejas que se acurrucan o tienen gestos amorosos después del sexo, tienen una mejor relación y satisfacción sexual tres meses después.

Toma nota de la incomodidad que sea normal, y la que no: A veces hay dolor durante el sexo. Puede ser que no hayas lubricado lo suficiente, o estés estreñida o que tu galán esté pegando directamente a uno de tus ovarios, lo cual es normal si estás ovulando. En cambio, la incomodad en cad momento sexual no es normal, sin importar que tan vigoroso sea el sexo. Si esto sucede, habla con tu doctor, pues podría ser señal de algo más serio como quistes, fibroides, endometriosis o hasta cáncer.

Twitter @AndyBouchot

Fuente: http://www.lavozdemichoacan.com.mx/facetas/sabes-que-debe-hacer-toda-mujer-despues-del-sexo/

Las 15 cosas que no debes decirle nunca a tu pareja durante el sexo

(shutterstock)

La sexóloga británica Trecey Cox divulgó un listado de las 15 frases que evitar mientras se está teniendo un momento de pasión en pareja.

 

1. "¡Sí, sí, sí, Juan!"

Está muy bien decirlo si tu pareja se llama "Juan", pero es conveniente evitarlo si se llama de otro modo. El 80 por ciento de las personas fantasea con alguien más mientras está teniendo sexo con su pareja. Y no está mal, si ayuda a recrear el entusiasmo con quien ya llevamos una larga relación de pareja. Pero por supuesto que nunca se lo confesaremos y mucho menos gritaremos su nombre en medio de la acción.

2. "A mi ex le encantaba esto"

A nadie le gusta meter a una tercera persona en ese momento de intimidad. Aunque sepamos que no es así, a todos nos gusta fantasear que nuestra pareja en la cama llegó intacta hasta nosotros y, por supuesto, no nos interesa qué le gustaba o dejaba de gustar a parejas anteriores.

3. "Así no"

Junto a "¿qué estas haciendo?", los comentarios desfavorables sobre la "técnica" sexual tiran abajo cualquier momento de intimidad. Estoy a favor de que las parejas conversen sobre sus preferencias y gustos, pero hay un momento y un lugar para hacerlo, y nunca es en el preciso instante en que están teniendo sexo, salvo que hayan acordado previamente que esa sería una sesión de "entrenamiento" para probar nuevas prácticas.

4. "¿Ya estás adentro?"

"¡Nooooo! ¡Nunca!". Al 90 por ciento de los hombres le preocupa el tamaño de su pene. Insinuar que quien está contigo no lo tiene suficientemente grande es garantía de fracaso para ese encuentro.

(shutterstock)(shutterstock)

5. "¡Sorpreeeeesaaa!"

Algunas sorpresas son agradables (que te esperen con una cena iluminada con velas y con una lingerie sensual, después de un día de trabajo agotador), pero otras (presentar juguetes sexuales extremos, una invitación a una fiesta swinger o una visita a un cabaret) merecen ser discutidas previamente en pareja y no dejarlas para último instante, confiando en que al otro le va a gustar.

6."¿Te puedes apurar?"

Traducción: terminemos rápido con esto.

Se supone que el sexo es un momento para relajarse, olvidarse de todo y disfrutar en pareja. Este es un comentario insultante, no importa cómo se lo mire.

7. "¿Son reales?"

Aun si los pechos de tu pareja parecen no moverse naturalmente, este no es el momento para preguntárselo.

8. "Realmente necesitas volver al gimnasio"

Parece increíble, pero muchísima gente recibe comentarios de este tipo en medio del sexo. "Me preguntaste si habías engordado… y ahora veo que sí tienes unos kilos de más", le dijo hace unos días un joven a su novia cuando ella estaba encima de él en la cama. Estos comentarios siempre deben ser hechos con tacto y nunca somos tan vulnerables como cuando estamos desnudos.

(shutterstock)(shutterstock)

9. "¿Qué está mal? ¿No te excito?"

Hay muchas razones por las que un hombre puede demorar en tener una erección (que esté cansado, que haya bebido mucho alcohol…). La menos probable es que no le excite su pareja. Y sugerírselo sólo pondrá peor las cosas.

10. "¡No puedes parar ahora!"

En el mundo ideal, ambas personas terminan felices y satisfechas luego de tener sexo. Pero en la vida real, no siempre ocurre. A veces uno quiere extender el encuentro más allá. Su pareja lo intenta un rato, pero no lo logra. Si eso ocurre, lo cortés es estar contento con que tu pareja al menos lo haya intentado y procurarse la satisfacción extra por uno mismo (esto, desde ya, si se trata de algo esporádico. Si ocurre siempre, es otra historia y realmente un problema).

11. "¡¿Quéee?! ¡¿Eso es todo?!"

Aunque creas que el encuentro sexual fue muy corto, no se lo digas. Además, que hayas tenido un orgasmo y tu pareja no, no significa necesariamente que la sesión terminó. Hay muchas maneras de darle un orgasmo a una mujer y la penetración es una de las menos efectivas.

12. "De verdad necesito atender esta llamada / responder este mensaje de texto"

Una de cada cinco personas confiesa haber dicho y hecho algo de esto durante el sexo. Pero al menos que sepa que algún familiar cercano está enfermo o que se trata realmente de una emergencia, interrumpir el sexo para jugar con su smartphone es equivalente a decir: "Esto es mucho más interesante que tener sexo contigo".

(shutterstock)(shutterstock)

13. "¿Ya terminaste?"

Nada, pero nada, puede demorar más un orgasmo que él preguntando a cada instante si "ya terminaste". Así que si realmente quieres que ella lo tenga, lo mejor que puedes hacer es mantenerte activo. Apurar a tu pareja logra exactamente lo opuesto.

14. "¿Estás seguro de que tuviste un orgasmo?"

También conocido como: "¿Lo fingiste?".

La cuestión es que algunos orgasmos son obvios y otros no. Incluso en el caso de lo hombres, que son más fáciles de detectar, pueden variar. A veces son muy ampulosos y otras veces implican una breve exhalación de satisfacción. Si lo que quieres es asegurarte de que tu pareja lo disfrutó, pregúntale eso directamente. Si realmente crees que lo ha fingido, sólo hazle saber que no esperas que tenga un orgasmo y no necesitará fingirlo en un futuro.

15. "¡Eres un pervertido!"

No tienes que estar de acuerdo con todo lo que sugiere tu pareja, pero piénsalo dos veces antes de acusarlo de "extraño" o "pervertido" o de sugerirle que debe "buscar ayuda". Recuerda que hay diferentes gustos sexuales y ninguno es necesariamente correcto o incorrecto. Casi siempre se pueden encontrar puntos de acuerdo sin necesidad de herir o humillar a tu pareja.

 

Fuente: http://www.infobae.com/america/mundo/2016/07/27/las-15-cosas-que-no-debes-decirle-nunca-a-tu-pareja-durante-el-sexo/

Las 7 claves para ser la mejor en la cama

Pareja

¿Cuáles son las cualidades que diferencias a un amante promedio de uno brillante? Bien dicen que la práctica hace al maestro, así que aquí te dejamos estas 7 claves para ser la mejor en la cama.

1. Escucha y aprende

Una relación sexual plena y placentera depende de los dos, por eso, cuando decimos que alguien es bueno en la cama, lo que realmente estamos diciendo es que a ambos les gusta el mismo estilo de sexo y técnicas sexuales.

Así que coincidir con alguien que le guste el mismo tipo de sexo que tú, y que, además puedan compartir un vínculo romántico es fantástico. Nada mejor que escuchar lo que a ambos les gusta y llevarlo a la práctica.

2. Adapta las técnicas sexuales que conoces a lo que les guste

Los mejores amantes no se hacen gracias a la gran cantidad de información sobre sexualidad que reciben, sino que el truco consiste en dominar las técnicas sexuales que a tu pareja y a ti les gustan. Recuerda que en cuestión sexual lo que funciona muy bien para una pareja, no necesariamente les vendrá bien a otros.

3. La práctica hace al maestro

Cuanto más sexo tengas, mejor entendimiento tendrás de tu cuerpo, de lo que te gusta y de lo que esperas que tu pareja también haga en la cama para complacerte.

Un estudio realizado a más de 6 mil mujeres jóvenes en 2012, encontró que los orgasmos y placer aumentaron drásticamente cuando las mujeres comenzaron a tener más experiencias sexuales. Esto les hizo entender a sus cuerpos y realizar las técnicas sexuales que más placer les hacían sentir.

4. No juzgues

Se capaz de escuchar con calma lo que tu pareja quiere comunicarte. Presta atención a lo que necesita en el ámbito sexual y no lo tomes a mal. Recuerda que siempre puedes mejorar. Evalúa si las experiencias sexuales que te propone son las mismas que quieres realizar.

5. Se abierta a probar nuevas experiencias en el terreno sexual

La rutina en el sexo puede ser reconfortante para muchas parejas, pero esta es el beso de la muerte en el dormitorio, así que evítala a toda costa.

La principal razón por la que las personas no intentan nuevas experiencias sexuales no es por temor a que no les gusten, sino por miedo a no hacerlo bien.

Así que deja el miedo a un lado, saca tu mejor actitud y tómalo con el mejor humor. Atrévete a probar nuevas experiencias y diviértete.

6. Habla de sexo sin pena

A menudo escuchamos que las parejas deben hablar de sexo, pero muy pocas se atreven a hacerlo. Nada mejor que ser lo más específico posible cuando se habla de este tema. Así evitarás la frustración y la relación con tu pareja mejorará.

7. Alimenta tu autoestima

Tener confianza y sentirte sexy es mucho más importante que tener el cuerpo perfecto. La autoestima es clave para que disfrutes a plenitud de tu sexualidad. ¿Qué tal olvidarte de la pena y hacer el amor con la luz prendida?

Fuente: Actitud Fem

6 tipos de orgasmos que una mujer debe experimentar al menos una vez en su vida

Pareja romantica

Una de las mejores sensaciones que un ser humano puede experimentar son los orgasmos. Aquí 6 de ellos que ojalá todas podamos experimentar al menos una vez en la vida.

1. Orgasmo por manipular los pezones

Manipular los pezones activa la misma sensación de placer que experimentas con un orgasmo clitoriano.

2. Orgasmo en el punto G

El punto G se sitúa en la parte superior de la vagina y es un tejido esponjoso con múltiples terminaciones nerviosas que, al manipularlas, proporcionan una sensación de placer inmenso.

Para encontrar tu punto G, introduce uno o dos dedos en tu vagina, dirigiéndolos al centro superior de tu pared vaginal.

3. Orgasmo clitoriano

El clítoris siempre será una de nuestras partes favoritas para encontrar placer. Lo anterior, gracias a sus más de ocho mil terminaciones nerviosas que, al manipularlas, nos llevan directo al orgasmo.

4. Orgasmo anal

Para experimentarlo, asegúrate de estimular el anillo externo del ano. Puedes usar tu dedo, a tu pareja o un juguete sexual para lograr una mayor estimulación.

5. Orgasmo de uretra o Punto U

Sí, la zona por donde sale la orina. Gracias a su proximidad con el clítoris, esta zona ofrece una sensación placentera cuando se estimula correctamente.

Para alcanzar el orgasmo, tu pareja o tú deben ejercer una suave presión, con caricias circulares de arriba abajo, de la misma manera que como si estimularas el clítoris.

6. Orgasmo en el punto A

El punto A se ubica en la pared vaginal, a medio camino del punto G y el cuello de la vagina. Para estimularlo y lograr un delicioso orgasmo, acaricia la pared vaginal hasta que comiences a lubricar.

Otra manera de hacerlo, según los sexólogos expertos es acariciando la zona en forma de gancho, de manera arqueada.

Nada mejor como aprender a conocer tu cuerpo y disfrutar cada sensación placentera que te brinde.

Fuente: Actitud Fem

Prende la luz a la hora de hacer el amor

Pareja

Existe una diferencia entre tener sexo y hacer el amor. En el primer caso tiene que ver con  llenar una necesidad física o deseo, mientras que en el segundo hay un lazo afectivo de por medio; es la compenetración entre dos personas que se aman.

Tampoco es lo mismo intimar con tu pareja en total oscuridad o reconocer que el sentido de la vista impulsa el deseo y que una iluminación tenue permite apreciar los contornos del cuerpo y apelar tanto al placer como a la fantasía sexual.

Dicho esto, vale la pena analizar por qué algunas personas se empeñan en hacer el amor con la luz apagada, escondiendo su cuerpo, evitando ser vistos. Esta situación la viven cinco de cada diez parejas, según la sexóloga Ivelisse Cintrón. “Hay personas que quieren disfrutar con su pareja a plenitud, incluyendo los movimientos eróticos que llevan a cabo, y con la luz apagada te pierdes más de la mitad de las cosas que se pueden disfrutar”, plantea la terapista sexual.

Cabe señalar que no estamos hablando de una lámpara a su máxima potencia. No se trata de que la habitación parezca un parque de pelota. Estamos hablando de una iluminación que nos permita apreciar el cuerpo de nuestra pareja, que podamos definir alguna sombra o silueta.

En el sentido erótico de la pareja, la mujer, por su naturaleza, es el ente erótico. El hombre es más visual, mientras que la mujer es más emocional, agrega Cintrón.

La sexualidad y la sicología van de la mano, por eso es importante que, como punto de partida, los integrantes de la pareja conversen con detenimiento y respeto.

“Hace falta que exista una comunicación abierta. Decir lo que me gusta y lo que no. Poder establecer que esto es lo que me gusta porque me hace sentir de tal forma. Y que la pareja haga lo mismo. Así, cuando nos juntemos sexualmente vamos a tener erotismo”, agrega la doctora.

Dicho de otra manera, cuando vamos a hacer el amor es importante que seamos bien explícitos con nuestra pareja sobre lo que nos gusta. No hay que esperar hasta el momento de intimar para decir lo que a uno no le gusta porque eso puede alejar a la pareja.

Ahora bien, si después de que se haya dado ese diálogo abierto sobre lo que nos gusta al momento de hacer el amor, uno de los integrantes de la pareja insiste en tener la luz apagada es que, con toda probabilidad, algo de su cuerpo no le gusta y quiere protegerse en la oscuridad.

“Uno de los tabúes más grandes en la sexualidad humana viene de la mujer cuando no se siente cómoda con su cuerpo, si no se gusta. Le incomoda su cintura, o sus muslos, o tiene celulitis. En fin, cosas que quiere ocultar”, explica la sexóloga.

¿Qué se hace entonces? Cintrón recomienda que, con mucho amor y respeto, debe hablarse con la pareja para hacerla entender que “si yo me enamoré de ti como eres, ¿por qué necesitas la luz apagada? Si yo te amo y quiero estar contigo”.

Lo importante es que la persona insegura entienda que cuando su pareja quiso tener una relación y hacer el amor, es porque así le gustaste. Se enamoró así. Te acepta como eres y no quiere cambiarte.

Cintrón reconoce que hay personas que puedan necesitar tratamiento sicológico para manejar ciertas emociones, de modo que la sexualidad comience a complacerme a mí primero y luego a mi pareja. “No podemos dar de lo que no tenemos”, recalca la sexóloga.

“Es una mentalidad errónea en la mujer pensar, porque así le enseñaron, que este es mi hombre y tengo que complacerlo a él aunque yo no quede complacida. No puedo complacer a mi pareja si yo no estoy complacida antes”, insiste.

La buena noticia es que esta situación de preferir la luz apagada se puede corregir, según Cintrón. Es cuestión de sentar a la persona y explicarle que si su pareja la ama como es, que ella también se ame a sí misma.

“Hay que dejar atrás esos traumas que se arrastran desde niños porque nos decían ‘el gordito’ o ‘la gordita’. No se resuelve de un día para otro, pero es fácil cambiar la dirección de las cosas”, resume.

Olvídate de los estereotipos. Deja de pensar en que no tienes el cuerpo de Beyoncé o William Levy. Piensa mejor en las cosas positivas que te caracterizan y resalta tus atributos.

5 claves para hacer el amor sin apagar la luz

Prepárate para ello. Haz ejercicio para que puedas alcanzar un nivel adecuado de flexibilidad.

Concéntrate. La sicóloga Debby Herbenick asegura que la mente es el órgano sexual más grande.

Crea tu propia escena. Si te incomoda tener mucha iluminación, siempre está la alternativa de las velas. Lo importante es que consigas una atmósfera en la que puedas proyectar tu sensualidad.

Vístete para la ocasión. La ropa interior adecuada puede ayudarte a que te sientas sexy y te ayudará a superar ciertas preocupaciones que tengas sobre tu cuerpo.

 

Fuente: http://www.primerahora.com/estilos-de-vida/relaciones-sexo/nota/prendelaluzalahoradehacerelamor-1083998/

El buen sexo dura 13 minutos

¿Eres de los que piensa que el buen sexo dura mucho tiempo? Sí es así, estás en el lugar equivocado según una reciente encuesta realizada a terapeutas sexuales de los Estados Unidos y Canadá.

Eric Corty y Jenay Guardiani, investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania, encuestaron a 50 integrantes de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual, que incluye a psicólogos, médicos, trabajadores sociales, terapeutas matrimoniales y de familia, y enfermeras, que han tratado en equipo a miles de pacientes durante varias décadas. 

Treinta y cuatro integrantes de la Sociedad, es decir el 68% del grupo encuestado, clasificaron las distintas cantidades de tiempo empleadas por las parejas para sus relaciones sexuales, desde la penetración hasta la eyaculación, en cuatro categorías: adecuado, deseable, demasiado corto y demasiado largo. 

Los terapeutas definieron los lapsos promedio de duración de la actividad sexual de la siguiente manera: adecuado (de 3 a 7 minutos); deseable (de 7 a 13 minutos); demasiado corto(de 1 a 2 minutos) y demasiado largo (de 10 a 30 minutos). 

Desvaneciendo los estereotipos sexuales 

"La interpretación que hace una mujer o un hombre acerca de su propio funcionamiento sexual y la de su pareja se basa en una serie de creencias personales desarrolladas, en parte, a partir de los mensajes que reciben de la sociedad, tanto formales como informales - dicen los investigadores-, desafortunadamente, la cultura popular de hoy en día ha reforzado ciertos estereotipos sobre la actividad sexual y muchos hombres y mujeres parecen creer en ciertas fantasías que no corresponden con la realidad".

Algunas investigaciones anteriores han encontrado que un gran porcentaje de hombres y mujeres desean que su actividad sexual dure 30 minutos o más y esta idea parece una situación propicia para la decepción y el descontento, por esa razón, «con este estudio esperamos desvanecer dichas fantasías y alentar a hombres y mujeres con datos realistas sobre lo que es un acto sexual aceptable, evitando así que experimenten decepciones y disfunciones sexuales- comenta Eric Corty, profesor asociado de Psicología- si una persona está preocupada acerca de cuánto tiempo debe durar el coito, estos datos pueden ayudarle a eliminar su duda acerca alrededor de sufrir un trastorno físico y permitir que sea tratado inicialmente mediante el asesoramiento psicológico».

Para Corty, "puede ser psicológicamente perjudicial tratar de llegar a una meta que no es razonable. ¡El sexo consiste en mantener una intimidad con alguien, y no en intentar establecer un récord!". ¡A disfrutar! 

 

Fuente: http://www.cromos.com.co/estilo-de-vida-pareja/investigadores-estadounidenses-indican-que-el-buen-sexo-dura-13-minutos-15836

Subcategorías